ESTA PAGINA ES UNA HERRAMIENTA DE AYUDA PARA TODOS LOS HERMANOS EN SU ESTUDIO PERSONAL. NO QUEREMOS HACER SU ESTUDIO, SINO FACILITARLE LA BÚSQUEDA DE LOS MATERIALES Y DE ALGUNA INFORMACIÓN QUE SERA CONSIDERADA EN SU PRÓXIMA REUNIÓN.


lunes, 19 de marzo de 2012

SEMANA DEL 19 DE MARZO

Estudio Bíblico de Congregación

Cántico 11 

(bt cap. 18 párrs. 6-11.) (25 minutos)
 
 
(Hechos 17:18) Pero ciertos individuos, filósofos de los epicúreos así como de los estoicos, entablaban conversación polémica con él, y algunos decían: “¿Qué es lo que este charlatán quisiera contar?”. Otros: “Parece que es publicador de deidades extranjeras”. Esto se debió a que declaraba las buenas nuevas de Jesús y de la resurrección.
it-2 579

En Hechos 17:18 los filósofos atenienses llamaron “charlatán” al apóstol Pablo. La palabra griega que se usó aquí (sper·mo·ló·gos) se aplicaba a un pájaro que recoge semillas, y se usaba en sentido figurado para referirse a una persona que recogía sobras mendigando o robando, o, en el caso citado, a alguien que repite conocimiento fragmentario, un parlanchín.
 
“Varones de Atenas, contemplo que...” (Hechos 17:22, 23) Pablo entonces se puso de pie en medio del Areópago y dijo: “Varones de Atenas, contemplo que en todas las cosas ustedes parecen estar más entregados que otros al temor a las deidades. 23 Por ejemplo, al ir pasando y observando cuidadosamente sus objetos de veneración, también hallé un altar sobre el cual se había inscrito: ‘A un Dios Desconocido’. Por lo tanto, aquello a lo que ustedes sin conocerlo dan devoción piadosa, esto les estoy publicando.

(1 Timoteo 1:13) aunque antes era blasfemo y perseguidor y hombre insolente. No obstante, se me mostró misericordia, porque era ignorante y obré con falta de fe.

(Hechos 17:23) Por ejemplo, al ir pasando y observando cuidadosamente sus objetos de veneración, también hallé un altar sobre el cual se había inscrito: ‘A un Dios Desconocido’. Por lo tanto, aquello a lo que ustedes sin conocerlo dan devoción piadosa, esto les estoy publicando.

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
 
Escuela del Ministerio Teocrático

Lectura de la Biblia: Jeremías 8, 9, 10, 11 

PUNTOS SOBRESALIENTES:(10 Min.)                                                  

jr  cap. 6, pág. 67. párr. 1
“Obedece, por favor, la voz de Jehová”
OBEDECER no está de moda. Muchas personas ni siquiera se plantean si está bien o mal actuar de cierto modo, sino que hacen lo que les apetece o lo que les conviene. Esta actitud se ve en los conductores que cometen infracciones, los inversores que violan las leyes financieras y los altos funcionarios que burlan las leyes que incluso ellos mismos han contribuido a implantar. En los días de Jeremías también era común lanzarse al “proceder popular”, a sabiendas de que era incorrecto y perjudicial (Jeremías 8:6) He prestado atención, y me quedé escuchando. No era recta la manera como seguían hablando. No había hombre alguno que se arrepintiera de su maldad, y dijera: ‘¿Qué he hecho?’. Cada uno está volviéndose al proceder popular, como caballo que va lanzándose con ímpetu a la batalla.
Nosotros sabemos que quienes desean obtener el favor del Todopoderoso no pueden sencillamente seguir el “proceder popular”. Es digno de mención que Jeremías presentase un contraste entre los que no habían “obedecido la voz de Jehová” y los que procuraban hacerlo (Jer. 3:25; 7:28; 26:13; 38:20; 43:4, 7). Cada uno de nosotros tiene que analizar de qué lado está. ¿Por qué? Porque las embestidas de Satanás contra la integridad de los siervos de Dios se han vuelto especialmente virulentas. Podemos asemejar al Diablo a una serpiente que espera silenciosa a su presa y súbitamente lanza su mortífero ataque. Nuestra determinación de obedecer la voz de Jehová nos impulsará a alejarnos del alcance de sus letales colmillos.

kl cap. 8, pág. 76   
¿Por qué permite Dios el sufrimiento? ¿QUÉ SE HA DEMOSTRADO?
18 El que Jehová haya permitido la iniquidad y el sufrimiento ha demostrado que el hecho de independizarse de Dios no ha producido un mundo mejor. Es innegable que la historia del hombre ha estado jalonada por una serie continua de desastres. La razón es que el hombre ha preferido seguir un proceder de independencia y no ha mostrado ningún respeto ni por la palabra ni por la voluntad de Dios. Cuando el antiguo pueblo de Jehová, junto con sus dirigentes, siguieron infielmente el “proceder popular” y rechazaron la
palabra de Dios, los resultados fueron desastrosos. Mediante su profeta Jeremías, Dios les dijo: “Los sabios han quedado avergonzados. Se han aterrorizado y serán atrapados. ¡Miren! Ellos han rechazado la mismísima palabra de Jehová, y ¿qué sabiduría tienen?”. (Jeremías 8:9) Al no seguir las normas de Jehová, la humanidad en general ha llegado a ser como un barco sin timón, zarandeado en un mar turbulento.

w 98 1/9 pág. 5
¿Podemos confiar en nuestra conciencia?
Cómo sintonizar con el modo de pensar de Dios
En estos tiempos hay poca gente como José. La inmoralidad sexual se ha desenfrenado, y muchas personas no se sienten responsables de mantenerse limpias moralmente ni ante su Creador, ni ante sí mismas ni ante su cónyuge. La situación se parece mucho a la que se describe en el libro de Jeremías: “No había hombre alguno que se arrepintiera de su maldad, y dijera: ‘¿Qué he hecho?’. Cada uno está volviéndose al proceder popular, como caballo que va lanzándose con ímpetu a la batalla” (Jeremías 8:6). De modo que es más necesario que nunca que sintonicemos con el modo de pensar de Dios. Contamos con una provisión maravillosa que nos ayuda a hacerlo.

km  6/95 – pág. 3
Use eficazmente su tiempo
6 La Biblia dice que “hasta la cigüeña [...] bien conoce sus tiempos” de migración, y la hormiga “prepara su alimento aun en el verano” a fin de tener todo listo para el invierno. (Jer. 8:7; Pro. 6:6-8.) He aquí el secreto del uso eficaz del tiempo. Nosotros también debemos ‘conocer nuestros tiempos’. Sin ser inflexibles, queremos estar pendientes del tiempo. No solo debemos saber lo que tenemos que hacer, sino cuándo es preciso hacerlo. Debemos formarnos el hábito de prever, de tener en cuenta posibles atrasos. También debemos estar dispuestos a acortar otras actividades para dedicar ese tiempo a cosas más importantes, como preparar las reuniones, el ministerio del campo y otros deberes teocráticos.
su cap. 20; pág. 152
 (Jeremías 8:9) Los sabios han quedado avergonzados. Se han aterrorizado y serán atrapados. ¡Miren! Ellos han rechazado la mismísima palabra de Jehová, y ¿qué sabiduría tienen? El mundo actual, con su codicia y corrupción, ha entrado en sus “últimos días”. De ninguna manera puede evitar la destrucción que le espera. Solo la gente que pone fe completa en el
 Reino de Dios puede esperar el porvenir con confianza. En cantidades cada vez mayores, personas de corazón sincero y honrado se están dando cuenta de esto, y están asociándose activamente con los testigos de Jehová, quienes no solo hablan acerca del Reino, sino que se esfuerzan solícitamente por vivir en armonía con lo que predican.

km  1/04 – pág. 1 
La superioridad de la sabiduría divina
         Una vida mejor ahora. Los intentos humanos de resolver los problemas actuales han dado escasos resultados. Las leyes penales no han detenido el aumento del delito. Los tratados y las fuerzas de paz no han acabado con las guerras. Los programas sociales no han erradicado la pobreza (Jeremías 8:9) Los sabios han quedado avergonzados. Se han aterrorizado y serán atrapados. ¡Miren! Ellos han rechazado la mismísima palabra de Jehová, y ¿qué sabiduría tienen? En cambio, el mensaje del Reino ha transformado la vida de millones de personas ayudándolas a ponerse una nueva personalidad que es acepta a Dios (Rom. 12:2; Col. 3:9, 10). De este modo les permite disfrutar de una mejor calidad de vida ahora (1 Tim. 4:8).
km 10/93 pág. 1, párr. 3
La enseñanza divina ejerce una poderosa influencia
(Jeremías 8:9) Los sabios han quedado avergonzados. Se han aterrorizado y serán atrapados. ¡Miren! Ellos han rechazado la mismísima palabra de Jehová, y ¿qué sabiduría tienen?
3 Efecto en la vida cristiana: La enseñanza divina nos ayuda a moldear la conciencia. Aunque todos hemos nacido con una conciencia, tenemos que educarla para que nos guíe en la senda de la justicia y en el servicio que complace a Jehová. (Sal. 19:7, 8; Rom. 2:15.) La gente del mundo no ha moldeado su pensamiento de acuerdo con la Palabra de Dios y por ello tienen confusión e incertidumbre tocante a lo que está bien y lo que está mal. Se desatan polémicas sobre asuntos morales y éticos debido a que cada uno insiste en hacer lo que es recto a sus propios ojos. La mayoría de las personas quieren libertad absoluta para decidir qué camino van a seguir en la vida. Se niegan a hacer caso de la única fuente de auténtica sabiduría. (Sal. 111:10; Jer. 8:9; Dan. 2:21.) Sin embargo, nosotros tenemos resueltas estas cuestiones gracias a la enseñanza divina, y permanecemos unidos como la casa de Dios porque él nos enseña. Miramos al futuro con confianza y con buena conciencia, a la vez que estamos ocupados en el ministerio.
 
w 10 15/8 pág. 20
¿A qué se refiere la expresión “bálsamo en Galaad”?
(Jeremías 8:22) ¿No hay bálsamo en Galaad? ¿O no hay sanador allí? ¿Por qué, pues, no ha subido el recobro de la hija de mi pueblo?
Un bálsamo era una resina aromática y aceitosa producida por ciertos árboles que se hallaban, entre otros lugares, en Galaad, una región situada al este del río Jordán. Como tenía propiedades curativas, se empleaba para tratar heridas. La enfermedad espiritual que sufrían los israelitas debería haberlos impulsado a buscar tratamiento, pero no lo hicieron

w10 1/6 pág. 22,23
En sentido espiritual, el bálsamo de Galaad sigue disponible hoy. Las buenas nuevas del Reino ejercen un efecto calmante en el corazón de quienes sufren, pues les dan consuelo y esperanza. Y lo mejor de todo es que este bálsamo está a nuestro alcance. ¿Qué debemos hacer si deseamos aplicárnoslo? Abrirle el corazón a la Palabra de Dios y dejar que su mensaje influya en todo aspecto de nuestra vida, tal como ya lo han hecho millones de personas.
Ahora bien, este bálsamo no es más que un anticipo de una curación mucho mayor que está por llegar. Felizmente, ya queda muy poco tiempo para que Jehová Dios realice “la curación de las naciones”, lo que en última instancia significará la vida eterna. Cuando llegue ese momento, nadie tendrá motivos para decir: “Estoy enfermo”. ¡Cuánto consuelo nos proporciona el bálsamo de Galaad! (Revelación 22:2; Isaías 33:24.)

g 11/08 pág. 4
¿Dónde podemos hallar consejos?¿Por qué recurrir a Dios?
(Jeremías 8:9) Los sabios han quedado avergonzados. Se han aterrorizado y serán atrapados. ¡Miren! Ellos han rechazado la mismísima palabra de Jehová, y ¿qué sabiduría tienen?
Jesucristo, el representante de Dios más destacado, dijo que “la sabiduría queda probada justa por sus obras”, o resultados (Mateo 11:19; Juan 7:29). La sabiduría divina nos lleva por el camino del éxito y la felicidad duraderos —“el derrotero entero de lo que es bueno”—, mientras que la sabiduría humana que pasa por alto a Dios conduce al fracaso y la infelicidad (Proverbios 2:8, 9; Jeremías 8:9).

jr  cap. 11, págs. 136,137. párr. 16
“Pastores de acuerdo con mi corazón”
¿Qué hace que la enseñanza de ellos sea eficaz?
(Jeremías 8:11) Y tratan de sanar el quebranto de la hija de mi pueblo livianamente, diciendo: “¡Hay paz! ¡Hay paz!”, cuando no hay paz.
16 Jeremías tuvo que armarse de valor para anunciar el mensaje de Dios. Los superintendentes también tienen que ser valientes, sobre todo a la hora de hablar con los hermanos a fin de protegerlos. Puede ser, por ejemplo, que un pastor espiritual vea conveniente intervenir en una situación en particular para evitar que un “corderito recién nacido” o una “oveja adulta” se ensucien con el mundo de Satanás. Quizás la persona que corre peligro no esté buscando consejos; aun así, ¿puede el pastor concienzudo cruzarse de brazos mientras ve a un miembro de su rebaño meterse en líos? ¡Por supuesto que no! Tampoco tratará el asunto con ligereza, pretendiendo que todo está bien, cuando obviamente la realidad es otra y su hermano se arriesga a perder la paz con Jehová (Jer. 8:11).

it-2 pág. 885
 (Jeremías 8:8, 9) ”‘¿Cómo pueden decir ustedes: “Somos sabios, y la ley de Jehová está con nosotros”? De seguro, pues, el estilo falso de los secretarios ha ido introduciendo pura falsedad. 9 Los sabios han quedado avergonzados. Se han aterrorizado y serán atrapados. ¡Miren! Ellos han rechazado la mismísima palabra de Jehová, y ¿qué sabiduría tienen?
Los sacerdotes, profetas y sabios apóstatas de Israel con el transcurso del tiempo condujeron al pueblo a oponerse al consejo y a los mandatos que Dios les transmitía por medio de sus siervos leales. (Jer 18:18.) Como resultado, Jehová hizo que la ‘sabiduría de sus sabios pereciera y el entendimiento de los discretos se ocultara’ (Isa 29:13, 14; Jer 8:8, 9), al permitir que el reino de quinientos años de Judá fuese destruido (como haría después con Babilonia, altivo verdugo de Jerusalén, y con la jactanciosa dinastía de Tiro). (Isa 47:10-15; Eze 28:2-17.) Prefirieron la sabiduría carnal en lugar de la espiritual.

jr  cap. 15, págs. 190,191. párr. 17
“NO TENGAS MIEDO”
¿Por qué es vital la confianza en Jehová al predicar las buenas nuevas?
(Jeremías 8:20) “¡Ha pasado la siega, se ha acabado el verano; pero en cuanto a nosotros, no hemos sido salvados!”
17 El cumplimiento de la profecía de Jesús sobre la conclusión del sistema de cosas avanza inexorablemente hacia su culminación. En el futuro cercano se verán “señales en el sol y en la luna y en las estrellas, y sobre la tierra
 angustia de naciones, por no conocer la salida [...], mientras que los hombres desmayan por el temor y la expectación de las cosas que vienen sobre la tierra habitada” (Luc. 21:25, 26). Habrá que esperar para ver qué forma asumen dichas señales y cómo aterrarán a muchos. Pero pase lo que pase, nunca dudemos del poder de Jehová para salvar a su pueblo y su deseo de hacerlo. Por otro lado, las consecuencias serán muy diferentes para quienes no cuenten con su favor (Jeremías 8:20 y 14:9). Aun cuando creamos estar en una situación desesperada, como en el fondo húmedo y oscuro de una cisterna, él puede rescatarnos. Las palabras de Dios a Ébed-mélec son aplicables a su pueblo: “‘Sin falta te suministraré un escape, y no caerás a espada; y ciertamente llegarás a tener tu alma como despojo, porque has confiado en mí’, es la expresión de Jehová” (Jer. 39:18).
 
It-1 pág. 6
¿Cómo podría una persona ser culpable de adulterio espiritual?
(Jeremías 9:2) ¡Oh, que tuviera yo en el desierto un lugar de alojamiento de viajeros! Entonces dejaría a mi pueblo y me iría de ellos, porque todos ellos son adúlteros, una asamblea solemne de hombres traicioneros en sus tratos;
En sentido espiritual, el término adulterio denota infidelidad a Jehová por parte de aquellos que están en una relación pactada con Él. Por consiguiente, el Israel natural, que estaba bajo el pacto de la Ley, fue culpable de adulterio espiritual debido a sus prácticas religiosas falsas, entre las que se contaban ritos de adoración sexual y otras violaciones del séptimo mandamiento. (Jer 3:8, 9; 5:7, 8; 9:2; 13:27; 23:10; Os 7:4.) Por razones similares, Jesús denunció a la generación de judíos de su día llamándola adúltera. (Mt 12:39; Mr 8:38.) Asimismo, si en la actualidad un cristiano dedicado a Jehová que ha sido introducido en el nuevo pacto se contamina con el sistema de cosas actual, comete adulterio espiritual. (Snt 4:4.)

re cap.21, pág.121
Las plagas de jehová sobre la cristiandad
(Jeremías 9:15) por lo tanto, esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos, el Dios de Israel: ‘Mira, voy a hacer que ellos, es decir, este pueblo, coman ajenjo, y ciertamente les haré beber agua envenenada;
31 Cuando el clero de la cristiandad apostató del cristianismo verdadero, cayó de la elevada posición “celestial” descrita por Pablo en Efesios 2:6, 7. En vez de ofrecer aguas dulces de la verdad, sirvieron “ajenjo”, mentiras
 amargas como las de un infierno de fuego, un purgatorio, la Trinidad y la predestinación; además, condujeron a las naciones a la guerra y no edificaron a sus pueblos como siervos morales de Dios. ¿Qué resultado tuvo esto? El envenenamiento espiritual de los que creyeron las mentiras. Su caso fue semejante al de los israelitas infieles de los días de Jeremías, a quienes Jehová dijo: “Aquí voy a hacerles comer ajenjo, y ciertamente les daré a beber agua envenenada. Porque de los profetas de Jerusalén ha salido la apostasía a toda la tierra”. (Jeremías 9:15; 23:15.)
34 Desde que el tercer ángel empezó a tocar su trompeta, la posición de dominio del clero entre la humanidad ha ido disminuyendo hasta que, en estos tiempos, muy pocos de ellos retienen los poderes como de dioses de que disfrutaron en siglos anteriores. Gracias a la predicación de los testigos de Jehová, muchísimas personas han llegado a darse cuenta de que muchas doctrinas enseñadas por el clero son veneno espiritual... “ajenjo”. Además, en el norte de Europa el poder del clero casi ha desaparecido, mientras que en algunos países, el gobierno restringe estrictamente su influencia. En los sectores católicos europeos y en las Américas el comportamiento escandaloso del clero en asuntos financieros, políticos y morales ha manchado su reputación. De ahora en adelante, lo único que puede esperarse es que su condición empeore, puesto que pronto sufrirán el mismo destino de todos los demás religiosos falsos. (Revelación 18:21; 19:2)

w05 15/10 pág. 21
Evitemos desarrollar un corazón altivo
(Jeremías 9:23) Esto es lo que ha dicho Jehová: “No se gloríe el sabio a causa de su sabiduría, y no se gloríe el poderoso a causa de su poderío. No se gloríe el rico a causa de sus riquezas”.
2 De los ejemplos anteriores se desprende que el orgullo puede referirse a la satisfacción que se siente por algo que se hace o se posee. Sin embargo, con frecuencia designa un exceso de estimación propia, el sentimiento del que se considera superior a otros por su capacidad, apariencia, riqueza o posición social; suele manifestarse con una actitud arrogante y un porte altanero. De esta clase de orgullo debemos huir decididamente los cristianos. ¿Por qué razón? Porque todos nacemos con tendencia al egoísmo, tendencia que hemos heredado de nuestro primer padre, Adán (Génesis 8:21). Así pues, el corazón puede engañarnos para que nos enorgullezcamos de cosas indebidas, como serían la raza, las riquezas, la educación, las cualidades o los logros en el trabajo. El orgullo que nace de estas causas no solo no es bueno, sino que
 además desagrada a Jehová (Jeremías 9:23; Hechos 10:34, 35; 1 Corintios 4:7; Gálatas 5:26; 6:3, 4).

km5/74  pág. 7, párr. 5
 Mostrando amor los unos a los otros
(Jeremías 9:24) “Pero el que se gloría, gloríese a causa de esta misma cosa: de tener perspicacia y de tener conocimiento de mí, que yo soy Jehová, Aquel que ejerce bondad amorosa, derecho y justicia en la tierra; porque en estas cosas de veras me deleito”, es la expresión de Jehová.
5 Finalmente, los ancianos mismos necesitan ser discretos, reconociendo que al que mucho se le ha dado, mucho se le exigirá. (Luc. 12:48) Ciertamente no sería apropiado el que los ancianos participaran en habla vulgar o que dieran la apariencia de lograr las cosas en su propia fortaleza, tal vez hasta jactándose de sus logros, porque el amor “no se porta indecentemente” y “no se vanagloria, no se hincha.” Al dar consejo, al pronunciar discursos, al pastorear y enseñar, sí, en todas las cosas, los ancianos tienen la responsabilidad de poner un ejemplo de amor y humildad reconociendo que ellos también tienen cosas que aprender y que otros también tienen buenas ideas. ¡Cuán importante es para todos nosotros el demostrar diariamente amor intenso los unos para con los otros! De hecho el amor obra maravillas.—Jer. 9:24; 1 Cor. 1:31; 13:4-7.

w05 15/2 pág. 12
Percibamos quiénes somos
5 Tener una idea clara de nuestra identidad y nuestra relación con el Soberano del universo nos da razón para ‘jactarnos en Jehová’ (1 Corintios 1:31). ¿En qué sentido? Los verdaderos cristianos nos enorgullecemos de que Jehová sea nuestro Dios. Y aceptamos la exhortación: “El que se gloría, gloríese a causa de esta misma cosa: de tener perspicacia y de tener conocimiento de mí, que yo soy Jehová, Aquel que ejerce bondad amorosa, derecho y justicia en la tierra” (Jeremías 9:24). Nos jactamos, por decirlo así, porque tenemos el privilegio de conocer a Dios y serle de utilidad para ayudar al prójimo.

cj cap. 4, pág. 171,172.
16 Pero ahora ustedes se glorían en sus alardes llenos de presunción. Todo tal gloriarse es inicuo
Se estaban alborozando en ilusiones. Hemos oído a hombres de negocio del mundo jactarse de los manejos y los tratos que piensan efectuar, pero los cristianos no deben tener tal actitud. Estas personas jactanciosas obran como
 si pudieran controlar el futuro. Están tratando de aparentar que son algo que no son. La palabra que se traduce “llenos de presunción” es la misma palabra que se usa en 1 Juan 2:16 y que allí se traduce “exhibición ostentosa” (del medio de vida de uno).
Tal gloriarse es inicuo, porque se funda en un punto de vista incorrecto de uno mismo y de lo que pudiera acontecer. Pasa por alto el hecho de que dependemos de Dios. (Jer. 9:23, 24) Este modo de pensar se basa en engaño de uno mismo y altivez. Por eso es inicuo. El cristiano, al evitar una actitud como ésa, evita que Dios lo condene.

w75 15/10 pág.619
¿Está usted dispuesto a sufrir penalidad?- LO QUE HAY QUE EVITAR
En nuestra obediencia a Dios, y en las cosas que hemos aguantado, no debemos aflojar el paso, creyendo que hemos alcanzado nuestra meta. Tampoco debemos desarrollar un espíritu jactancioso, creyendo que, habiendo aguantado alguna prueba, somos “héroes,” con derecho a consideración especial, o que hayamos adelantado más hacia la meta que nuestros hermanos. Es ‘el que persevere hasta el fin el que será salvo.’ (Mat. 24:13) Para evitar una actitud incorrecta, recuerde que algunos de los que habían aguantado años de sufrimiento en los campos de concentración nazis más tarde fueron presa del materialismo o la inmoralidad. Solo hay una razón para jactarse, y ésa es en conocer a Jehová.—Jer. 9:23, 24.

g75 22/5 pág.13
 Es preciso determinar
(Jeremías 9:26) a Egipto y a Judá y a Edom y a los hijos de Ammón y a Moab y a todos los de cabello cortado en las sienes que están morando en el desierto; porque todas las naciones son incircuncisas, y todos [los de] la casa de Israel son incircuncisos de corazón.”
Culebras, cruces, estrellas, aves, flores . . . sí, es casi interminable el número de diseños y símbolos que en un tiempo u otro han estado enlazados con la adoración idolátrica. Por eso, ¿cómo puede el cristiano sincero saber qué evitar, o qué pasar por alto como de poca importancia?
Ciertamente no es como si no importara la clase de decoración que el cristiano usara en su hogar o persona. Sirve para ilustrar esto la ley que Jehová Dios dio a los israelitas acerca de no cortar los mechones de sus lados ni la extremidad de su barba. (Lev. 19:27) Evidentemente algunas de las naciones paganas alrededor de los israelitas en aquel tiempo practicaban el cortarse la barba de cierto estilo, y lo hacían en conexión con la adoración
 de sus dioses. (Jer. 9:26; 25:23) Si un israelita adoptara el mismo estilo, los observadores fácilmente pudieran considerar que era un símbolo de sus creencias religiosas, lo cual significaría que apoyaba, la adoración pagana. Obedientemente, el pueblo de Dios evitaba este estilo de acicaladura o decoración. De modo que es apropiado evitar decoraciones que enlazarían a uno con la adoración idolátrica.

It-2  pág.883
A aquellos que se jactaban de sus aptitudes personales (contrástese con Jer 9:23, 24), pero carecían de un buen corazón, la presencia de Pablo les parecía “débil, y su habla desdeñable”. (2Co 5:12; 10:10.) Sin embargo, Pablo siempre evitó el habla extravagante y el hacer gala de sabiduría y poder persuasivo humanos, con el fin de que la fe de sus oyentes se edificara con el poder del espíritu de Dios y se fundara en Cristo, no en la “sabiduría de los hombres”. (1Co 1:17; 2:1-5; 2Co 5:12.) Demostró tener visión espiritual y ser un “sabio director de obras”, no de edificaciones materiales, sino espirituales, trabajando como colaborador de Dios en la preparación de discípulos que reflejaran verdaderas cualidades cristianas. (1Co 3:9-16.)
Por consiguiente, sin importar cuánta sabiduría del mundo pudiera tener alguien en el sentido de destreza en ciertos oficios, sagacidad en el comercio, habilidad administrativa o conocimientos científicos o filosóficos, la regla era: “Si alguno entre ustedes piensa que es sabio en este sistema de cosas, hágase necio, para que se haga sabio”. (1Co 3:18.) Solo debería jactarse de ‘tener perspicacia y conocimiento de Jehová, Aquel que ejerce bondad amorosa, derecho y justicia en la tierra’, pues es en esto en lo que Jehová se deleita. (Jer 9:23, 24; 1Co 1:31; 3:19-23.)
 
Wi. Pág. 21
Requisitos que deben cumplir los portadores del nombre
¿Qué pide Dios de los que quieren portar su nombre?
12 Además de pureza moral, de los portadores del nombre de Jehová también se exigiría pureza religiosa. Jehová reiteró a la nación que no se dejara influir por ideas, prácticas o costumbres religiosas de las naciones vecinas, que adoraban a otros dioses. Continuarían en la Tierra Prometida solo en caso de que no imitaron la adoración falsa de las naciones. (Levítico 18:24-30; Deuteronomio 12:29-31.) No solo se prohibió tajantemente la idolatría, sino toda práctica y creencia supersticiosas, como la astrología, el
espiritismo, la adivinación, la magia y la oración o consulta a los muertos. (Jeremías 10:2) Esto es lo que ha dicho Jehová: “No aprendan de ninguna manera el camino de las naciones, y no se sobrecojan de terror aun ante las señales de los cielos, porque las naciones se sobrecogen de terror ante ellas.

w 74  1/1 pág. 5
Dios protege al cristiano verdadero
¿Debería temer el cristiano verdadero que vive en una comunidad donde se practica la brujería o el vudú al dios o demonio adorado, o al brujo? No, porque “el nombre de Jehová es una torre fuerte. A ella corre el justo y se le da protección.” (Pro. 18:10) Jehová el Dios Todopoderoso es El que ha condenado a los demonios a la destrucción. Por lo tanto, el cristiano verdadero, por oración a Jehová en el nombre de Cristo puede confiar en que ese poder lo proteja de cualquier demonio o cualquier maleficio echado por un brujo. La Palabra de Dios, la Biblia, nos dice confortadoramente: “El ángel de Jehová está acampado todo alrededor de los que le temen, y los libra.”—Sal. 34:7.
Por consiguiente, el que cifra su confianza en Dios emprenderá el derrotero que emprenden los testigos de Jehová en todas partes de la Tierra. Ellos no tiemblan con temor ni siguen las costumbres de las personas temerosas a su alrededor. Siguen el mandato bíblico: “Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘No aprendan el camino de las naciones de manera alguna, y no se sobrecojan de terror . . . Porque las costumbres de los pueblos solo son una exhalación.’”—Jer. 10:2, 3.

wS80  15/3 pág. 15
¿Recuerda usted? –
¿Por qué llamó Jeremías a Jehová “Rey de las naciones”?—
(Jeremías 10:7) ¿Quién no debería temerte, oh Rey de las naciones?, porque eso es propio [respecto] a ti; porque entre todos los sabios de las naciones y entre todas sus gobernaciones reales no hay absolutamente nadie semejante a ti.
Jehová es el Rey sobresaliente, el Supremo, Aquel que domina sobre todos los demás reyes. El Altísimo ha demostrado la superioridad de su gobernación real por medio de tomar acción contra los gobernantes de las naciones, como cuando dio a los israelitas victoria sobre reyes como Sehón y Og.—1/1/80 págs. 19, 20.
 
lv. cáp. 8, pág. 87, párr. 5
Dios ama a las personas limpias
(Jeremías 10:12) Él es el Hacedor de la tierra por su poder, Aquel que firmemente estableció la tierra productiva por su sabiduría, y Aquel que por su entendimiento extendió los cielos.
5 La pureza de Jehová, como tantos aspectos de su forma de ser y actuar, se ve claramente al examinar la creación (Romanos 1:20). Tomemos como ejemplo nuestro hogar, la Tierra. Jehová la ha dotado de los medios necesarios para que se mantenga libre de contaminación. Así, puso en marcha los ciclos ecológicos que purifican el aire y el agua. Además, creó “brigadas de limpieza” formadas por voraces microorganismos que transforman los desechos en sustancias inofensivas. Cumplen su misión con tal eficiencia, que hasta los científicos las utilizan para remediar las mareas negras y otros desastres ocasionados por la codicia y el egoísmo del hombre. Es obvio que al “Hacedor de la tierra” le interesa muchísimo la limpieza (Jeremías 10:12). ¿No debería ser igual en nuestro caso? Sin duda.

T27. pág. 1,2
¿Por qué comenzó el sufrimiento?
Dios otorgó a Adán y Eva un maravilloso don que forma parte de la naturaleza humana: el libre albedrío, es decir, la capacidad de tomar sus propias decisiones. Así que no eran robots. Sin embargo, para seguir siendo felices tenían que ejercer su libre albedrío con el propósito adecuado: obedecer las leyes divinas. Dios mismo dice: “Yo, Jehová, soy tu Dios, Aquel que te enseña para que te beneficies a ti mismo, Aquel que te hace pisar en el camino en que debes andar” (Isaías 48:17). El mal uso del libre albedrío tendría consecuencias catastróficas, pues los seres humanos no fueron creados para vivir de manera independiente de Dios. La Biblia señala: “Al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jeremías 10:23).
Por desgracia, nuestros primeros padres creyeron que podían independizarse de Dios y seguir siendo felices. Pero al rechazar el gobierno de Dios perdieron el apoyo divino y, debido a ello, la perfección. Así comenzó su decadencia, de modo que terminaron envejeciendo y muriendo. Y nosotros, de acuerdo con las leyes de la genética, hemos heredado esa imperfección y la muerte (Romanos 5:12).
 
 dg. cáp. 5, pág. 12, párr.14.
¿Cómo sabemos que los humanos no fueron creados para ser independientes de Dios?
14 Un hecho tan seguro como el de que se nos creó con la necesidad de someternos a las leyes físicas de origen divino es que se nos creó con la necesidad de someternos a las leyes morales y sociales procedentes de Dios. (Mateo 4:4.) Los humanos no fueron creados para actuar en independencia de su Hacedor y todavía tener éxito. El profeta Jeremías dice: “No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso. Corrígeme, oh Jehová”. (Jeremías 10:23, 24.) Esto nos muestra que en todo sentido los humanos fueron creados para vivir bajo la gobernación divina, no bajo la del hombre mismo.

wS85  15/12 pág. 30
¿Recuerda usted?
¿Por qué sabemos que las Naciones Unidas nunca podrán traer paz y seguridad a la Tierra?
Dios nunca dio al hombre ni la sabiduría ni el derecho de gobernarse a sí mismo. (Jeremías 10:23.) Este mundo está bajo la influencia de Satanás el Diablo. (Juan 12:31; Revelación 12:9-12.) Las Naciones Unidas heredan las debilidades, los males y la corrupción de este mundo. Las Naciones Unidas están tratando de salvar al mundo que se opone a los propósitos de Dios. (1 Juan 2:17; Revelación 21:1.)—15/10, página 5

w11 1/1 pág.4
¿De verdad existió el jardín de Edén?
¿Cómo podía haber un árbol que transmitiera conocimiento y otro que concediera vida?
Hay que aclarar que el relato bíblico no enseña que estos dos árboles tuvieran algún tipo de poder sobrenatural. En realidad, se trataba de árboles normales a los que Jehová dio un significado simbólico.
Los seres humanos también atribuimos un significado especial a ciertas cosas. Pensemos en el caso de un juez que condena a una persona por cometer desacato al tribunal. ¿Significa eso que tal persona ha cometido una falta de respeto contra las mesas, sillas y paredes de la sala del tribunal? Claro que no. Lo que quiere decir es que faltó el respeto al sistema de justicia al que dicho tribunal representa. Otro ejemplo son las coronas y cetros que los monarcas suelen usar como símbolo de su autoridad.
Entonces, ¿qué representaban los dos árboles del jardín de Edén? Se han
propuesto diversas y complicadas teorías, pero la verdadera respuesta es sencilla y de gran importancia para nosotros. El árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo simbolizaba el derecho exclusivo que Dios tiene de decidir lo que está bien y lo que está mal (Jeremías 10:23). Por eso es que Jehová consideraba que comer de aquel árbol era una falta muy grave. Y el árbol de la vida representaba la vida eterna, un don que solo Dios puede conceder (Romanos 6:23).

w11 1/1 pág.11.
El Paraíso y usted
¿Por qué permite Dios que exista la maldad? En el jardín de Edén, Satanás acusó a Jehová de ser un mentiroso y de privar a sus criaturas de cosas buenas (Génesis 3:3-5). En otras palabras, lo acusó de ser un mal gobernante. Adán y Eva se pusieron de parte del Diablo y rechazaron la autoridad de Jehová, dando a entender así que el ser humano puede decidir por sí mismo lo que está bien y lo que está mal. ¿Cómo respondió Jehová? En un ejercicio de perfecta sabiduría y justicia, consideró que la mejor solución era permitir que los seres humanos se gobernaran a sí mismos durante cierto tiempo. La maldad que hoy abunda en el mundo —debida en parte a la influencia de Satanás— ha dejado claro que el hombre es incapaz de gobernarse sin ayuda divina (Jeremías 10:23).

wS11 15/12 pág.14
No tenemos la capacidad necesaria para guiarnos
7 La primera razón por la que necesitamos que el espíritu de Jehová guíe nuestros pasos es que nosotros somos incapaces de hacerlo. El verbo guiar significa “mostrar el camino” y también “orientar, aconsejar” (Diccionario Anaya de la Lengua). Ciertamente, el hombre no fue creado con la capacidad de orientarse por sí solo, y su situación se agravó al caer en la imperfección. Bien escribió Jeremías: “¡Oh Señor, yo sé que no está en manos del ser humano trazar el plan de su vida y ponerle rumbo!” (Jer. 10:23, Nueva Biblia al Día). Además, Jehová le indicó al profeta que una razón por la que no podemos dirigirnos es que nuestra persona interior tiene grandes deficiencias: “El corazón es más traicionero que cualquier otra cosa, y es desesperado. ¿Quién puede conocerlo?” (Jer. 17:9; Mat. 15:19).
 
km 6/8. pág. 2.
Haga que su testificación en las calles sea productiva
 1 La testificación en las calles no es algo nuevo. A Jeremías se le instruyó que proclamara su mensaje “en las calles de Jerusalén” Jeremías 11:6) Y Jehová pasó a decirme: “Proclama todas estas palabras en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, y di: ‘Oigan las palabras de este pacto, y tienen que ponerlas por obra. Jesucristo enseñaba en los “caminos anchos” de las ciudades y aldeas que visitaba (Luc. 13:22, 26). Aunque el visitar de casa en casa es el método principal que usan los testigos de Jehová del día moderno para ponerse en contacto con las personas, la testificación en las calles sigue siendo una manera eficaz de dar publicidad al mensaje del Reino.

w88 1/8. pág. 21.
 Los juicios de Dios tienen que proclamarse
El Jeremías moderno denuncia a la cristiandad
7 Tal como Jehová siguió enviando sus profetas a Israel y Judá, ha enviado a sus testigos para que trabajen con ahínco en dar a conocer el mensaje de Su juicio venidero. ((Jeremías 7:25, 26) desde el día en que los antepasados de ustedes salieron de la tierra de Egipto hasta el día de hoy; y yo seguí enviando a ustedes todos mis siervos los profetas, madrugando diariamente y enviándo[los]. 26 Pero ellos no me escucharon, y no inclinaron su oído, sino que siguieron endureciendo su cerviz. ¡Obraron peor que sus antepasados!; 25:4, 8, 9.) Especialmente desde el año de 1919, cuando se les llenó de vigor espiritual, el resto ungido de los hermanos de Cristo presentó con denuedo los juicios de Dios —contundentes mensajes de calamidad— a la cristiandad. (Compárese con Jeremías 11:9-13.) En aquel año empezó a publicarse la revista The Golden Age (que en español fue conocida como Luz y Verdad). En el transcurso de los años, y bajo títulos que cambiaron —como Consolación (1938) y ¡Despertad! (1947)— ha servido para denunciar las mentiras religiosas de la cristiandad y su seudocristianismo.

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

Escuela del Ministerio Teocrático

Núm. 1: Jeremías 10:17-11:5

(Jeremías 10:17-11:5) Recoge de la tierra tu bulto de carga, oh mujer que moras bajo tensión. 18 Porque esto es lo que ha dicho Jehová: “Aquí estoy tirando como con honda a los habitantes de la tierra en esta ocasión, y ciertamente les causaré angustia a fin de que se enteren”. 19 ¡Ay de mí a causa de mi quebranto! Mi golpe se ha hecho crónico. Y yo mismo he dicho: “De seguro esta es mi enfermedad, y yo la llevaré. 20 Mi propia tienda ha sido despojada con violencia, y todas mis propias cuerdas de tienda han sido rotas en dos. Mis propios hijos se han ido de mí, y ya no son. Ya no hay nadie que despliegue mi tienda ni que levante mis telas de tienda. 21 Porque los pastores se han portado irrazonablemente, y no han buscado siquiera a Jehová. Por eso no han obrado con perspicacia, y todos sus animales apacentados han sido esparcidos”. 22 ¡Escucha! ¡Un informe! Aquí ha venido, también un gran golpeteo de la tierra del norte, a fin de hacer de las ciudades de Judá un yermo desolado, albergue de chacales. 23 Bien sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso. 24 Corrígeme, oh Jehová; sin embargo, con juicio; no en tu cólera, para que no me reduzcas a nada. 25 Derrama tu furia sobre las naciones que te han pasado por alto, y sobre las familias que ni aun tu nombre han invocado. Porque se han comido a Jacob. Sí, se lo han comido, y siguen empeñados en exterminarlo; y han desolado su lugar de habitación.
11 La palabra que le ocurrió a Jeremías de parte de Jehová, diciendo: 2 “¡Oigan ustedes las palabras de este pacto! ”Y tienes que hablarlas a los hombres de Judá y a los habitantes de Jerusalén, 3 y tienes que decirles: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de Israel: “Maldito es el hombre que no escuche las palabras de este pacto, 4 que yo les ordené a sus antepasados en el día que los saqué de la tierra de Egipto, del horno de hierro, diciendo: ‘Obedezcan mi voz, y tienen que hacer las cosas conforme a todo lo que les mando; y ustedes ciertamente llegarán a ser mi pueblo y yo mismo llegaré a ser su Dios, 5 con el propósito de poner por obra el juramento que juré a sus antepasados, de darles la tierra que mana leche y miel, como sucede este día’”’”. Y procedí a responder y decir: “Amén, oh Jehová”.

Núm. 2: ¿Qué es la Conmemoración, y por qué es importante? (rs pág. 83 párr. 1 -pág. 84 párr. 1)
¿Qué significado e importancia tiene la Conmemoración?
Jesús dijo a sus fieles apóstoles: “Sigan haciendo esto en memoria de mí” (Luc. 22:19). Al escribir a los miembros de la congregación cristiana engendrada mediante espíritu, el apóstol Pablo agregó: “Porque cuantas veces coman este pan y beban esta copa, siguen proclamando la muerte del Señor, hasta que él llegue” (1 Cor. 11:26). Así que la Conmemoración da atención especial al significado de la muerte de Jesucristo en el desarrollo del propósito de Dios. Hace resaltar el significado de la muerte de Jesús en sacrificio, particularmente con relación al nuevo pacto y la manera como su muerte afecta a los que serán herederos con él en el Reino celestial. (Juan 14:2, 3; Heb. 9:15.)
(Lucas 22:19) También, tomó un pan, dio gracias, lo partió, y se lo dio a ellos, diciendo: “Esto significa mi cuerpo que ha de ser dado a favor de ustedes. Sigan haciendo esto en memoria de mí”.
(Juan 14:2, 3) En la casa de mi Padre hay muchas moradas. De otra manera, se lo hubiera dicho a ustedes, porque voy a preparar un lugar para ustedes. 3 También, si prosigo mi camino y les preparo un lugar, vengo otra vez y los recibiré en casa a mí mismo, para que donde yo estoy también estén ustedes.
(Hebreos 9:15) Por eso él es mediador de un nuevo pacto, para que, habiendo ocurrido una muerte para la liberación [de ellos] por rescate de las transgresiones bajo el pacto anterior, los que han sido llamados reciban la promesa de la herencia eterna.
La Conmemoración también es un recordatorio de que la muerte de Jesús y la manera como se efectuó, en armonía con el propósito de Dios expresado desde Génesis 3:15 en adelante, sirvieron para vindicar el nombre de Jehová. Al mantener integridad a Jehová hasta su muerte, Jesús probó que el pecado de Adán no se debía a que Dios hubiera creado al hombre con alguna falta, y que el ser humano podía mantener devoción piadosa perfecta aun bajo presión severa; así Jesús vindicó a Jehová Dios como Creador y Soberano Universal. Además de eso, el propósito de Jehová era que la muerte de Jesús proveyera el sacrificio humano perfecto que se necesitaba para rescatar a la descendencia de Adán, y así hacer posible que los miles de millones de personas que ejercieran fe vivieran para siempre en una Tierra paradisíaca, en cumplimiento del propósito original de Jehová y como expresión de Su gran amor a la humanidad. (Juan 3:16; Gén. 1:28.)
(Juan 3:16) ”Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.                                                                                                       
(Génesis 1:28) Además, los bendijo Dios y les dijo Dios: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra y sojúzguenla, y tengan en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y toda criatura viviente que se mueve sobre la tierra”.
¡Qué inmensa responsabilidad pesaba sobre Jesús la última noche que pasó como hombre en la Tierra! Él no solo sabía cuál era el propósito de su Padre celestial para con él, sino que también sabía que tenía que demostrar su fidelidad bajo prueba. Si hubiera fallado, ¡qué oprobio tan grande hubiera traído sobre su Padre, y qué terrible pérdida hubiera sido esto para la humanidad! Debido a todo lo que se lograría por medio de su muerte, fue muy apropiado que Jesús diera instrucciones para que se conmemorara aquella ocasión.

Núm. 3: ¿Qué representan los emblemas de la Conmemoración? (rs pág. 84 párrs. 2, 3)
¿Qué significa el pan y el vino que se sirven en la Conmemoración?
Con relación al pan sin levadura que Jesús dio a sus apóstoles cuando instituyó la Conmemoración, él dijo: “Esto significa mi cuerpo” (Mar. 14:22). Aquel pan simbolizó su propio cuerpo de carne sin pecado. Él daría su cuerpo a favor de las perspectivas de vida futuras de la humanidad, y en esta ocasión se da atención especial a las perspectivas de vida que hace posible para los que serían escogidos como participantes con Jesús en el Reino celestial.
Cuando pasó el vino a sus apóstoles fieles, Jesús dijo: “Esto significa mi ‘sangre del pacto,’ que ha de ser derramada a favor de muchos” (Mar. 14:24). El vino simbolizó su propia sangre vital. Su sangre derramada haría posible el perdón de pecados en el caso de los que ejercieran fe en ella. En esta ocasión Jesús estaba recalcando que la sangre haría posible que sus coherederos en perspectiva quedaran limpios de pecado. Sus palabras también indican que mediante su sangre se haría vigente el nuevo pacto entre Jehová Dios y la congregación de cristianos ungidos con espíritu.

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
 
Reunión de Servicio
Cántico 21

5 min. Anuncios.
@@@@@@@@@@
15 min. ¿Cuál es la lección? Análisis con el auditorio. Tras la lectura de Mateo 6:19-34, pregunte a los presentes cómo pueden ayudarnos estos versículos en el ministerio.
(Mateo 6:19-34) ”Dejen de acumular para sí tesoros sobre la tierra, donde la polilla y el moho consumen, y donde ladrones entran por fuerza y hurtan. 20 Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni polilla ni moho consumen, y donde ladrones no entran por fuerza y hurtan. 21 Porque donde está tu tesoro, allí también estará tu corazón. 22 ”La lámpara del cuerpo es el ojo. Por eso, si tu ojo es sencillo, todo tu cuerpo estará brillante; 23 pero si tu ojo es inicuo, todo tu cuerpo estará oscuro. Si en realidad la luz que hay en ti es oscuridad, ¡cuán grande es esa oscuridad! 24 ”Nadie puede servir como esclavo a dos amos; porque u odiará al uno y amará al otro, o se apegará al uno y despreciará al otro. No pueden ustedes servir como esclavos a Dios y a las Riquezas. 25 ”Por esto les digo: Dejen de inquietarse respecto a su alma en cuanto a qué comerán o qué beberán, o respecto a su cuerpo en cuanto a qué se pondrán. ¿No significa más el alma que el alimento, y el cuerpo que la ropa? 26 Observen atentamente las aves del cielo, porque ellas no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; no obstante, su Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes más que ellas? 27 ¿Quién de ustedes, por medio de inquietarse, puede añadir un codo a la duración de su vida? 28 También, en cuanto al asunto de ropa, ¿por qué se inquietan? Aprendan una lección de los lirios del campo, cómo crecen; no se afanan, ni hilan; 29 pero les digo que ni siquiera Salomón en toda su gloria se vistió como uno de estos. 30 Pues bien, si Dios viste así a la vegetación del campo, que hoy está aquí y mañana se echa al horno, ¿no los vestirá a ustedes con mucha más razón, hombres de poca fe? 31 Por eso, nunca se inquieten y digan: ‘¿Qué hemos de comer?’, o ‘¿qué hemos de beber?’, o ‘¿qué hemos de ponernos?’. 32 Porque todas estas son las cosas en pos de las cuales las naciones van con empeño. Pues su Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas. 33 ”Sigan, pues, buscando primero el reino y la justicia de [Dios], y todas estas [otras] cosas les serán añadidas. 34 Por lo tanto, nunca se inquieten acerca del día siguiente, porque el día siguiente tendrá sus propias inquietudes. Suficiente para cada día es su propia maldad.

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

15 min. “Prediquemos sin temor en los negocios.” Preguntas y respuestas. Entreviste a un publicador que haya obtenido buenos resultados al predicar en negocios.
Prediquemos sin temor en los negocios

1. ¿Por qué no es de extrañar que nos intimide la idea de predicar en los negocios?
1 ¿Te intimida predicar en zonas comerciales? Si así es, no te preocupes; no eres el único. Hasta el apóstol Pablo, intrépido predicador, tuvo que armarse de valor para llevar a cabo su comisión (1 Tes. 2:2). A continuación hallará tres preguntas frecuentes sobre la predicación en zonas comerciales y algunas sugerencias prácticas.
(1 Tesalonicenses 2:2) sino que, después de primero haber sufrido y de haber sido tratados insolentemente (como ustedes lo saben) en Filipos, cobramos denuedo por medio de nuestro Dios para hablarles las buenas nuevas de Dios con mucho luchar.

2. ¿Por qué no debería pensar que los dependientes se molestarán si los aborda?
2 ¿Sentirán los empleados que los estoy interrumpiendo? En muchos negocios, los empleados tienen el deber de dejar lo que están haciendo a fin de atender al público. Además, por lo general serán corteses con usted, pues te verán como un posible cliente. Si se viste de manera digna y eres amable, será más probable que te traten con respeto.

3. ¿Qué puede hacer para no incomodar a los clientes?
3 ¿Tendré que predicar delante de muchos clientes? Sería conveniente escoger un horario en el que no haya tantos clientes, como cuando se abre el negocio. Espere a que el gerente o el empleado esté solo y procure ser breve.

4. ¿Qué podría decir al predicar en las zonas comerciales?
4 ¿Qué podría decir? Si en el establecimiento hay varios empleados, hable con el encargado. Podría decirle: “Rara vez encontramos  a los empleados de establecimientos comerciales en sus hogares, por eso les visitamos en el trabajo. Como sé que está ocupado, seré breve”. A fin de que no lo confundan con un vendedor, tal vez sería mejor no indicar que aceptan donaciones  a menos que alguien quiera saber cómo se financia nuestra obra. Según el tipo de negocio, podrías preguntarle al encargado si puede hablar brevemente con el resto de los empleados. Utiliza la misma presentación. Si alguno de los empleados está muy ocupado, se breve y déjale un tratado. Si no te es posible hablar con nadie más, pregunta si puede dejar publicaciones en el área de descanso o en algún otro lugar                                                

5. ¿Qué razones tenemos para cobrar valor al predicar en los comercios?
5 Jesús y Pablo predicaron con valor en los lugares de trabajo de las personas, y tú también puedes hacerlo (Mat. 4:18-21; 9:9; Hech. 17:17). Pídele a Jehová que le infunda tranquilidad y denuedo (Hech. 4:29). Predicar en los comercios es muy productivo, pues casi siempre hallarás personas. ¿Por qué no lo intentas?
(Mateo 4:18-21) Andando a lo largo del mar de Galilea, vio a dos hermanos: Simón, a quien llaman Pedro, y Andrés su hermano, que bajaban una red de pescar en el mar, pues eran pescadores. 19 Y les dijo: “Vengan en pos de mí, y los haré pescadores de hombres”. 20 Abandonando en seguida las redes, le siguieron. 21 Al seguir adelante de allí también, vio a otros dos [que eran] hermanos: Santiago [hijo] de Zebedeo y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, remendando sus redes, y los llamó.
(Mateo 9:9) Luego, al ir pasando de allí, Jesús alcanzó a ver a un hombre, cuyo nombre era Mateo, sentado en la oficina de los impuestos, y le dijo: “Sé mi seguidor”. En seguida este se levantó y le siguió.
(Hechos 17:17) Por consiguiente, se puso a razonar en la sinagoga con los judíos y con las otras personas que adoraban [a Dios], y todos los días en la plaza de mercado con los que por casualidad se hallaban allí.
(Hechos 4:29) Y ahora, Jehová, da atención a sus amenazas, y concede a tus esclavos que sigan hablando tu palabra con todo denuedo,
  
Cántico 108 

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
  
Estudio de la Atalaya
Cántico 66

Ofrezcamos sacrificios a Jehová con toda nuestra alma 

- 1 -
(Colosenses 2:13,14) Además, aunque estaban muertos en sus ofensas y en el estado incircunciso de su carne, [Dios] los vivificó junto con él. Bondadosamente nos perdonó todas nuestras ofensas 14 y borró el documento manuscrito contra nosotros, que consistía en decretos y que estaba en oposición a nosotros; y Él lo ha quitado del camino clavándolo al madero de tormento.
(Gálatas 3:24) Por consiguiente, la Ley ha llegado a ser nuestro tutor que nos conduce a Cristo, para que se nos declarara justos debido a fe.
 - 2 -
(1 Pedro 2:5) ustedes mismos también como piedras vivas están siendo edificados en casa espiritual para el propósito de un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptos a Dios mediante Jesucristo.
(Romanos 12:1) Por consiguiente, les suplico por las compasiones de Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio.
- 4 -
(Colosenses 3:18-24) Esposas, estén en sujeción a [sus] esposos, como es decoroso en [el] Señor. 19 Esposos, sigan amando a [sus] esposas y no se encolericen amargamente con ellas. 20 Hijos, sean obedientes a [sus] padres en todo, porque esto es muy agradable en [el] Señor. 21 Padres, no estén exasperando a sus hijos, para que ellos no se descorazonen. 22 Esclavos, sean obedientes en todo a los que son [sus] amos en sentido carnal, no con actos de servir al ojo, como quienes procuran agradar a los hombres, sino con sinceridad de corazón, con temor de Jehová. 23 Cualquier cosa que estén haciendo, trabajen en ello de toda alma como para Jehová, y no para los hombres, 24 porque ustedes saben que es de Jehová de quien recibirán el debido galardón de la herencia. Sirvan como esclavos al Amo, Cristo.
- 5 -
(Isaías 43:10) “Ustedes son mis testigos —es la expresión de Jehová—, aun mi siervo a quien he escogido, para que sepan y tengan fe en mí, y para que entiendan que yo soy el Mismo. Antes de mí no fue formado Dios alguno, y después de mí continuó sin que lo hubiera.                                                  
(2 Corintios 6:3,4,9) De ninguna manera estamos dando causa alguna para tropiezo, para que no se encuentre falta en nuestro ministerio; 4 antes bien, de toda manera nos recomendamos como ministros de Dios, por el aguante de mucho, por tribulaciones, por necesidades, por dificultades, 9 como desconocidos y, sin embargo, reconocidos, como quienes están muriendo y, sin embargo, ¡miren!, vivimos, como disciplinados y, sin embargo, no entregados a la muerte,
- 6 -
(Éxodo 23:19) ”Lo mejor de los primeros frutos maduros de tu suelo has de traer a la casa de Jehová tu Dios.”No debes cocer el cabrito en la leche de su madre.
- 7 -
(Hebreos 10:7) Entonces dije yo: ‘¡Mira! He venido (en el rollo del libro está escrito de mí) para hacer tu voluntad, oh Dios’”.
(Isaías 48:17,18) Esto es lo que ha dicho Jehová, tu Recomprador, el Santo de Israel: “Yo, Jehová, soy tu Dios, Aquel que te enseña para que te beneficies a ti mismo, Aquel que te hace pisar en el camino en que debes andar. 18 ¡Oh, si realmente prestaras atención a mis mandamientos! Entonces tu paz llegaría a ser justamente como un río, y tu justicia como las olas del mar.
(Levítico 11:44) Porque yo soy Jehová su Dios; y ustedes tienen que santificarse y tienen que resultar santos, porque yo soy santo. De modo que no deben hacer inmundas sus almas por medio de ninguna criatura enjambradora que se mueve sobre la tierra.
(1 Timoteo 1:11) según las gloriosas buenas nuevas del Dios feliz, que me fueron encomendadas.
- 8 -
(Levítico 6:25) “Habla a Aarón y a sus hijos, y di: ‘Esta es la ley de la ofrenda por el pecado: En el lugar donde regularmente se degüella la ofrenda quemada se degollará la ofrenda por el pecado delante de Jehová. Es cosa santísima.
(Levítico 7:1) ”’Y esta es la ley de la ofrenda por la culpa: Es cosa santísima.
(1 Juan 2:15-17) No estén amando ni al mundo ni las cosas [que están] en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él; 16 porque todo [lo que hay] en el mundo —el deseo de la carne y el deseo de los ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno— no se origina
 del Padre, sino que se origina del mundo. 17 Además, el mundo va pasando, y también su deseo, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
(Isaías 2:4) Y él ciertamente dictará el fallo entre las naciones y enderezará los asuntos respecto a muchos pueblos. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni aprenderán más la guerra.
(Revelación 18:4) Y oí otra voz procedente del cielo decir: “Sálganse de ella, pueblo mío, si no quieren participar con ella en sus pecados, y si no quieren recibir parte de sus plagas.
(Colosenses 3:5,6) Amortigüen, por lo tanto, los miembros de su cuerpo que están sobre la tierra en cuanto a fornicación, inmundicia, apetito sexual, deseo perjudicial y codicia, que es idolatría. 6 Por causa de esas cosas viene la ira de Dios.
- 9 -
(Juan 13:34,35) Les doy un nuevo mandamiento: que se amen unos a otros; así como yo los he amado, que ustedes también se amen los unos a los otros. 35 En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre sí”.
(Colosenses 1:10) para que anden de una manera digna de Jehová a fin de que [le] agraden plenamente mientras siguen llevando fruto en toda buena obra y aumentando en el conocimiento exacto de Dios,
- 10 -
(Hebreos 10:23) Tengamos firmemente asida la declaración pública de nuestra esperanza sin titubear, porque fiel es el que ha prometido.
(Hebreos 13:15) Mediante él ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de labios que hacen declaración pública de su nombre.
(Oseas 14:2) Tomen con ustedes palabras y vuelvan a Jehová. Díganle todos: ‘Dígnate perdonar el error; y acepta lo que es bueno, y ciertamente ofreceremos en cambio los toros jóvenes de nuestros labios.
- 11 -
(1 Tesalonicenses 5:17) Oren incesantemente.
(Hebreos 10:24,25) Y considerémonos unos a otros para incitarnos al amor y a las obras excelentes, 25 sin abandonar el reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino animándonos unos a otros, y tanto más al contemplar ustedes que el día se acerca.
- 12 -
(Revelación 5:8) Y cuando tomó el rollo, las cuatro criaturas vivientes y los veinticuatro ancianos cayeron delante del Cordero, cada uno teniendo un arpa y tazones de oro que estaban llenos de incienso, y el [incienso] significa las oraciones de los santos.
(Éxodo 30:34-37) Y Jehová pasó a decir a Moisés: “Tómate perfumes: gotas de estacte y uña olorosa y gálbano perfumado y olíbano puro. Debe haber la misma porción de cada uno. 35 Y tienes que hacer de ello un incienso, una mezcla de especias, obra de ungüentario, sazonado con sal, puro, cosa santa. 36 Y tienes que machacar parte de él hasta convertirlo en polvo fino y tienes que poner parte de él delante del Testimonio en la tienda de reunión, donde me presentaré a ti. Debe serles santísimo. 37 Y el incienso que harás con esta composición, no lo deben hacer para ustedes. Ha de continuar para ti como cosa santa a Jehová.
(Levítico 10:1,2) Más tarde Nadab y Abihú, los hijos de Aarón, tomaron y llevaron cada uno su braserillo y pusieron en ellos fuego y sobre él colocaron incienso, y empezaron a ofrecer delante de Jehová fuego ilegítimo, que él no les había prescrito. 2 Con esto salió un fuego de delante de Jehová y los consumió, de modo que murieron ante Jehová.
- 13 -
(Marcos 12:41-44) Y se sentó con las arcas de la tesorería a la vista, y se puso a observar cómo la muchedumbre echaba dinero en las arcas de la tesorería; y muchos ricos echaban muchas monedas. 42 Luego vino una viuda pobre y echó dos monedas pequeñas, que tienen muy poco valor. 43 Entonces él llamó a sí a sus discípulos y les dijo: “En verdad les digo que esta viuda pobre echó más que todos los que están echando dinero en las arcas de la tesorería; 44 porque todos ellos echaron de lo que les sobra, pero ella, de su indigencia, echó cuanto poseía, todo lo que tenía para vivir”.
(Filipenses 4:15-19) De hecho, ustedes, filipenses, también saben que en [el] comienzo de declarar las buenas nuevas, cuando partí de Macedonia, no hubo ninguna congregación que tomara parte conmigo en el asunto de dar y recibir, sino ustedes solos; 16 porque, hasta en Tesalónica, ustedes me enviaron algo una vez y también la segunda vez para mi necesidad. 17 No es que yo busque solícitamente el don, sino que busco solícitamente el fruto que resulta en acreditar más a su cuenta. 18 Sin embargo, tengo todas las cosas en plenitud y tengo abundancia. Estoy lleno, ahora que he recibido de Epafrodito las cosas [enviadas] por ustedes, un olor fragante, un sacrificio
 acepto, muy agradable a Dios. 19 A su vez, mi Dios suplirá plenamente toda necesidad de ustedes al alcance de sus riquezas en gloria por medio de Cristo Jesús.
- 14 -
(Mateo 6:33) ”Sigan, pues, buscando primero el reino y la justicia de [Dios], y todas estas [otras] cosas les serán añadidas.
(Lucas 6:38) Practiquen el dar, y se les dará. Derramarán en sus regazos una medida excelente, apretada, remecida y rebosante. Porque con la medida con que ustedes miden, se les medirá en cambio”.
- 15 -
(Revelación 4:11) “Digno eres tú, Jehová, nuestro Dios mismo, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y a causa de tu voluntad existieron y fueron creadas”.
- 16 -
(1 Juan 4:10) El amor consiste en esto, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio propiciatorio por nuestros pecados.
(1 Timoteo 2:3,4) Esto es excelente y acepto a vista de nuestro Salvador, Dios, 4 cuya voluntad es que hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad.
(1 Juan 5:3) Pues esto es lo que el amor de Dios significa: que observemos sus mandamientos; y, sin embargo, sus mandamientos no son gravosos,

Cántico 56

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

ESTE DOCUMENTO FUE REALIZADO

POR EL HERMANO;

CARL-FRANCO

Att. PFC777