ESTA PAGINA ES UNA HERRAMIENTA DE AYUDA PARA TODOS LOS HERMANOS EN SU ESTUDIO PERSONAL. NO QUEREMOS HACER SU ESTUDIO, SINO FACILITARLE LA BÚSQUEDA DE LOS MATERIALES Y DE ALGUNA INFORMACIÓN QUE SERA CONSIDERADA EN SU PRÓXIMA REUNIÓN.


domingo, 1 de septiembre de 2013

SEMANA DEL 2 DE SEPTIEMBRE 2013

CÁNTICO 47
ANUNCIEMOS LAS BUENAS NUEVAS
Estudio Bíblico de Congregación 
(jr cap. 13 párrs. 20-26.) (30 minutos)
Párrafo 20
(Mateo 24:3) Estando él sentado en el monte de los Olivos, se acercaron a él los discípulos privadamente, y dijeron: “Dinos: ¿Cuándo serán estas cosas, y qué será la señal de tu presencia y de la conclusión del sistema de cosas?”.
(Mateo 24:21) porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder.
(Jeremías 31:15) “Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘En Ramá se está oyendo una voz, lamentación y llanto amargo; Raquel que llora a sus hijos. Ha rehusado ser consolada acerca de sus hijos, porque ya no son’.”
Párrafo 21
(Revelación 14:8) Y otro, un segundo ángel, vino después, diciendo: “¡Ha caído! ¡Babilonia la Grande ha caído, la que hizo que todas las naciones bebieran del vino de la cólera de su fornicación!”.
(Revelación 17:1, 2) Y uno de los siete ángeles que tenían los siete tazones vino y habló conmigo, y dijo: “Ven, te mostraré el juicio sobre la gran ramera que se sienta sobre muchas aguas, 2 con quien los reyes de la tierra cometieron fornicación, entre tanto que los que habitan la tierra fueron emborrachados con el vino de su fornicación”.
(Revelación 17:5) Y sobre su frente estaba escrito un nombre, un misterio: “Babilonia la Grande, la madre de las rameras y de las cosas repugnantes de la tierra”.
(Jeremías 50:2) “Anúncien[lo] entre las naciones y publíquen[lo]. Y alcen una señal enhiesta; publíquen[lo]. No escondan nada. Digan: ‘Babilonia ha sido tomada. Bel ha quedado avergonzado. Merodac se ha aterrorizado. Sus imágenes han quedado avergonzadas. Sus ídolos estercolizos se han aterrorizado’.
(Jeremías 51:8) De repente ha caído Babilonia, de modo que está quebrada. Aúllen sobre ella. Tomen bálsamo para su dolor. Tal vez sea sanada”.
(Revelación 18:2) Y él clamó con voz poderosa, y dijo: “¡Ha caído! ¡Babilonia la Grande ha caído, y ha llegado a ser lugar de habitación de demonios y escondite de toda exhalación inmunda y escondite de toda ave inmunda y odiada!
(Revelación 18:4) Y oí otra voz procedente del cielo decir: “Sálganse de ella, pueblo mío, si no quieren participar con ella en sus pecados, y si no quieren recibir parte de sus plagas.
(Jeremías 51:6) ”Huyan de en medio de Babilonia, y provea escape cada uno para su propia alma. No vaya a dejarlos inanimados el error de ella. Porque es el tiempo de la venganza que pertenece a Jehová. Hay tratamiento por el cual él le está dando el pago.
(Jeremías 51:36) Por lo tanto, esto es lo que ha dicho Jehová: “Aquí estoy conduciendo tu causa judicial, y ciertamente ejecutaré venganza para ti. Y realmente secaré el mar de ella, y de seguro haré que queden secos sus pozos.
(Revelación 16:12) Y el sexto derramó su tazón sobre el gran río Éufrates, y su agua se secó, para que se preparara el camino para los reyes procedentes del nacimiento del sol.
Párrafo 22
(Jeremías 50:29) ”Manden a llamar contra Babilonia a los arqueros, a todos los que pisan el arco. Acampen contra ella todo en derredor. No resulte haber ningún escapado. Páguenle conforme a su actividad. Conforme a todo lo que ha hecho, háganle a ella. Porque es contra Jehová contra quien ha obrado presuntuosamente, contra el Santo de Israel.
(Jeremías 51:9) “Hubiéramos querido sanar a Babilonia, pero no ha sido sanada. Déjenla, y vámonos cada uno a su propia tierra. Pues hasta los cielos mismos ha llegado el juicio de ella, y se ha alzado hasta los cielos nublados.
(Revelación 18:6) Páguenle a ella así como ella misma pagó, y háganle a ella el doble, sí, el doble del número de las cosas que ella hizo; en la copa en que ella vació una mezcla, vacíenle a ella el doble de la mezcla.
(Jeremías 50:39, 40) Por eso los frecuentadores de las regiones áridas morarán con los animales aulladores, y en ella tienen que morar los avestruces; y nunca más se morará en ella, ni residirá ella por generación tras generación.” 40 “Justamente como en el caso del derribo de Sodoma y de Gomorra y de sus [pueblos] vecinos por Dios —es la expresión de Jehová—, no morará allí hombre alguno, ni residirá como forastero en ella el hijo de la humanidad.
Párrafo 23
(Jeremías 30:18, 19) Esto es lo que ha dicho Jehová: “Aquí voy a recoger a los cautivos de las tiendas de Jacob, y de sus tabernáculos tendré piedad. Y la ciudad realmente será reedificada sobre su montículo; y sobre su debido sitio la torre de habitación misma se asentará. 19 Y de ellos ciertamente saldrá acción de gracias, y el sonido de los que están riéndose. Y yo ciertamente los multiplicaré, y no se harán pocos; y de veras los haré pesados en cuanto a número, y no se harán insignificantes.
(Jeremías 3:15) Y de veras les daré pastores de acuerdo con mi corazón, y ellos ciertamente los apacentarán con conocimiento y perspicacia.
(Jeremías 23:3, 4) “Y yo mismo juntaré al resto de mis ovejas de todas las tierras a las cuales las había dispersado, y ciertamente las traeré de vuelta a su apacentadero, y de veras serán fructíferas y llegarán a ser muchas. 4 Y ciertamente levantaré sobre ellas pastores que realmente las pastorearán; y ellas ya no tendrán miedo, ni se sobrecogerán de terror alguno, y no faltará ninguna”, es la expresión de Jehová.
Párrafo 24
(Jeremías 25:33) Y los muertos por Jehová ciertamente llegarán a estar en aquel día desde un extremo de la tierra hasta el mismísimo otro extremo de la tierra. No serán plañidos, ni serán recogidos ni enterrados. Quedarán como estiércol sobre la superficie del suelo’.
Párrafo 25
(Mateo 28:19, 20) Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo, 20 enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado. Y, ¡miren!, estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas”.
(Jeremías 23:30) “Por lo tanto, aquí estoy yo contra los profetas —es la expresión de Jehová—, los que están hurtando mis palabras, cada uno de su compañero.”
(Lamentaciones 2:17) Jehová ha hecho lo que tenía pensado. Ha realizado su dicho, lo que había ordenado desde los días de mucho tiempo atrás. Ha demolido y no ha mostrado compasión. Y hace que el enemigo se regocije sobre ti. Ha elevado el cuerno de tus adversarios.
Párrafo 26
(Jeremías 31:31-33) “¡Mira! Vienen días —es la expresión de Jehová—, y ciertamente celebraré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto; 32 no uno como el pacto que celebré con sus antepasados en el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, ‘el cual pacto mío ellos mismos quebrantaron, aunque yo mismo los poseía como dueño marital’, es la expresión de Jehová.” 33 “Porque este es el pacto que celebraré con la casa de Israel después de aquellos días —es la expresión de Jehová—. Ciertamente pondré mi ley dentro de ellos, y en su corazón la escribiré. Y ciertamente llegaré a ser su Dios, y ellos mismos llegarán a ser mi pueblo.”
===================================
Escuela del Ministerio Teocrático
  • Lectura de la Biblia: 1 Corintios 1al 9 | Puntos sobresalientes (10 min.)

*** si págs. 210-211 Libro bíblico número 46: 1 Corintios ***
Libro bíblico número 46: 1 Corintios. Escritor: Pablo. Dónde se escribió: Éfeso. Cuándo se completó: c. 55 E.C.

CORINTO era “una ciudad célebre y voluptuosa, donde los vicios de Oriente y Occidente se encontraban”. Situada en un istmo angosto entre el Peloponeso y la Grecia continental, Corinto dominaba la ruta terrestre al continente. En los días del apóstol Pablo la ciudad tenía una población de unas 400.000 personas, superada solamente por las de Roma, Alejandría y Antioquía de Siria. Al este de Corinto estaba el mar Egeo, y al oeste el golfo de Corinto y el mar Jónico. De modo que Corinto, la capital de la provincia de Acaya, con sus dos puertos de Cencreas y Lequeo, ocupaba una posición de estratégica importancia comercial. Era también un centro de la cultura griega. “Su riqueza —se ha dicho— era tan renombrada como para ser proverbial; también lo eran el vicio y el libertinaje de sus habitantes”. Entre sus prácticas religiosas paganas estaba la adoración de Afrodita (equivalente de la Venus romana). La sensualidad era un producto de la adoración corintia.
2 Fue a esta metrópoli próspera, pero moralmente decadente, del mundo romano adonde viajó Pablo alrededor de 50 E.C. Durante su estadía de 18 meses allí, se estableció en la ciudad una congregación cristiana. (Hech. 18:1-11.) ¡Cuánto amaba Pablo a aquellos creyentes que mediante él habían oído por primera vez las buenas nuevas acerca de Cristo! Por carta les recordó el lazo espiritual que existía entre ellos y él, al decir: “Aunque ustedes tengan diez mil tutores en Cristo, ciertamente no tienen muchos padres; porque en Cristo Jesús yo he llegado a ser padre de ustedes mediante las buenas nuevas”. (1 Cor. 4:15.)
3 El profundo interés de él en el bienestar espiritual de ellos impulsó a Pablo a escribir su primera carta a los cristianos corintios durante su tercera gira misional. Habían pasado algunos años desde que había residido en Corinto. Ahora era alrededor de 55 E.C., y Pablo se hallaba en Éfeso. Parece que había recibido una carta de la relativamente nueva congregación de Corinto, y era preciso contestarla. Además, Pablo había recibido informes perturbadores (7:1; 1:11; 5:1; 11:18). Tan angustiosos le fueron estos que el apóstol ni siquiera se refirió a la carta que los corintios le habían enviado con preguntas sino hasta el primer versículo del capítulo 7 de su carta. Especialmente debido a aquellos informes, Pablo se sintió impelido a escribir a sus compañeros cristianos de Corinto.
4 Pero ¿cómo sabemos que Pablo escribió Primera a los Corintios desde Éfeso? En primer lugar, al concluir la carta con saludos el apóstol incluye los de Áquila y Prisca (Priscila) (16:19). Hechos 18:18, 19 muestra que estos se habían trasladado de Corinto a Éfeso. Puesto que Áquila y Priscila residían entonces en esta última ciudad y Pablo los incluyó en los saludos finales de Primera a los Corintios, él debe haber estado en Éfeso cuando escribió la carta. Sin embargo, un punto que disipa toda duda en cuanto a ello es la declaración de Pablo en 1 Corintios 16:8: “Mas voy a permanecer en Éfeso hasta la fiesta del Pentecostés”. De modo que Pablo escribió Primera a los Corintios en Éfeso, aparentemente hacia el final de su estadía allí.
5 La autenticidad de Primera a los Corintios, y también de Segunda a los Corintios, es incuestionable. Los cristianos primitivos atribuyeron a Pablo estas cartas, las aceptaron como canónicas y las incluyeron en sus colecciones. De hecho, se dice que por lo menos seis veces se alude a Primera a los Corintios y se cita de ella en una carta enviada de Roma a Corinto, fechada alrededor del año 95 E.C. y llamada Primera de Clemente. Parece que el escritor hizo referencia a Primera a los Corintios al instar a los que recibirían su carta: “Consideren la epístola del bendito Pablo el apóstol”. También citan directamente de Primera a los Corintios Justino Mártir, Atenágoras, Ireneo y Tertuliano. Hay prueba clara de que una recopilación o colección de las cartas de Pablo, entre ellas Primera y Segunda a los Corintios, “se hizo y publicó en la última década del primer siglo”.
6 La primera carta de Pablo a los corintios nos da la oportunidad de mirar dentro de la congregación corintia misma. Estos cristianos tenían problemas que afrontar y cuestiones que resolver. Había facciones dentro de la congregación, pues algunos seguían a hombres. Había surgido un caso escandaloso de inmoralidad sexual. Algunos estaban experimentando dificultades en su hogar debido a sus creencias. ¿Deberían permanecer con sus cónyuges incrédulos, o separarse? ¿Y qué hay de comer carne sacrificada a ídolos? ¿Deberían hacerlo? Los corintios necesitaban consejo respecto a cómo conducir sus reuniones, incluso la celebración de la Cena del Señor. ¿Cuál debería ser la posición de las mujeres en la congregación? Además, entre ellos había personas que negaban la resurrección. Había muchos problemas. No obstante, el apóstol estaba particularmente interesado en restaurar a los corintios en sentido espiritual.
7 Puesto que las circunstancias internas de la congregación y el ambiente que reinaba en la antigua Corinto, con su prosperidad y libertinaje, tienen paralelos modernos, el excelente consejo que Pablo escribió bajo inspiración divina capta nuestra atención. Lo que Pablo dijo está tan lleno de significado para nuestros días que el considerar con meditación su primera carta a los amados hermanos y hermanas de Corinto resultará ser verdaderamente provechoso. Tenga presente el espíritu del tiempo y el lugar. Medite y escudriñe, tal como deben haberlo hecho los cristianos corintios, mientras repasamos las palabras penetrantes, conmovedoras e inspiradas de Pablo a sus compañeros de creencia de la antigua Corinto.
*** w08 15/7 págs. 26-27 Puntos sobresalientes de las cartas a los Corintios ***
1:21. ¿De verdad recurre Jehová a la “necedad” para salvar a los creyentes? Por supuesto que no. Pero eso es lo que pudieran pensar quienes pertenecen al “mundo [que] mediante su sabiduría no llegó a conocer a Dios”. A sus ojos, los medios que Dios utiliza para salvar a las personas son puras tonterías (Juan 17:25).
5:5. ¿Qué significa entregar al pecador “a Satanás para la destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvado”? Cuando alguien peca gravemente y no se arrepiente, es expulsado de la congregación. Como en ese momento vuelve a formar parte del mundo malvado de Satanás, puede decirse que ha sido entregado al Diablo (1 Juan 5:19). Además, con la expulsión se destruye, o elimina, una influencia carnal, o corruptora, y se protege el espíritu, o actitud reinante, de la congregación (2 Tim. 4:22).
7:33, 34. ¿Qué son “las cosas del mundo” por las que se inquietan los cristianos casados? Son los asuntos del diario vivir de los que deben ocuparse —como la comida, la ropa y la vivienda—, y no las cosas malas del mundo, que todos debemos evitar (1 Juan 2:15-17).
1:26-31; 3:3-9; 4:7. Debemos ser humildes y no jactarnos, o hablar con orgullo, de nosotros, sino solo de Jehová. Así fortaleceremos la unidad de la congregación.
2:3-5. Cuando Pablo fue a predicar a Corinto, quizás se preguntara si sería capaz de convencer a alguien en aquel gran centro de la cultura y filosofía griega. Pero no se dejó dominar por sus miedos y debilidades, sino que llevó a cabo el ministerio que Dios le había encomendado. Nosotros tampoco debemos darnos por vencidos si hacemos frente a situaciones poco comunes. Como Pablo, pedimos ayuda a Jehová y seguimos anunciando las buenas nuevas del Reino de Dios.
2:16. Tener “la mente de Cristo” significa conocer bien su forma de razonar, pensar como él, comprender todos los rasgos de su personalidad e imitar su ejemplo (1 Ped. 2:21; 4:1). Para lograrlo, es esencial estudiar a fondo su vida y ministerio.
3:10-15; 4:17. Debemos analizar nuestro modo de enseñar y hacer discípulos, y esforzarnos por mejorar (Mat. 28:19, 20). Si somos negligentes, el estudiante tal vez no sobreviva a las pruebas de fe. Y aunque nosotros nos salvemos, será “como a través de fuego”: con el dolor de haberlo perdido.
6:18. Para “[huir] de la fornicación”, no basta con evitar los actos sexuales englobados por el término griego pornéia. Hay que rechazar todo lo que podría llevarnos a caer en ella, como la pornografía, la inmundicia moral, las fantasías eróticas y el coqueteo (Mat. 5:28; Sant. 3:17).
7:29. Los cónyuges no deben estar tan pendientes el uno del otro que dejen los intereses del Reino en segundo plano.
*** jv cap. 15 pág. 232 Desarrollo estructural de la organización ***
Los testigos de Jehová toman a pecho la admonición de 1 Corintios 1:10: “Los exhorto, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que todos hablen de acuerdo, y que no haya divisiones entre ustedes, sino que estén aptamente unidos en la misma mente y en la misma forma de pensar”. No se trata de conformidad forzada; es el resultado de educar en los caminos de Dios como se exponen en la Biblia. Los testigos de Jehová se deleitan en los caminos y el propósito de Dios. Si a alguno no le gusta vivir según las normas bíblicas, tiene libertad para abandonar la organización. Pero si alguien empieza a predicar otras doctrinas o viola los principios morales de la Biblia, entonces los superintendentes toman medidas para proteger al rebaño. La organización aplica el siguiente consejo bíblico: ‘Vigilen a los que causan divisiones y ocasiones de tropiezo contrario a la enseñanza que ustedes han aprendido, y evítenlos’. (Rom. 16:17; 1 Cor. 5:9-13.)
*** w97 15/8 pág. 29 ¿Por qué denunciar lo que es malo? ***
Encontramos otro ejemplo en la primera carta de Pablo a la congregación cristiana de Corinto. En esta ocasión el apóstol da el nombre de los testigos que habían denunciado el asunto. Escribió: “Se me hizo saber acerca de ustedes, hermanos míos, por los de la casa de Cloe, que existen disensiones entre ustedes”. (1 Corintios 1:11.) Pablo sabía que esta disensión, junto con que se diera honra indebida a ciertos hombres, había originado una actitud sectaria que amenazaba con romper la unidad de la congregación. Por tanto, motivado por un profundo interés en el bienestar espiritual de sus compañeros de creencia corintios, Pablo obró con rapidez y escribió consejo correctivo a la congregación.
Hoy día, la gran mayoría de los hermanos y las hermanas de las congregaciones por toda la Tierra se esfuerzan mucho por conservar la limpieza espiritual de la congregación, manteniendo individualmente la aprobación de Dios. Algunos sufren por ello; otros hasta han muerto por guardar integridad. No cabe duda de que tolerar u ocultar la maldad indicaría falta de aprecio por ese empeño.
*** rs pág. 173 Filosofía *** ¿Cómo considera Dios la “sabiduría” que ofrece la filosofía humana?
1 Cor. 1:19-25: “Está escrito: ‘Haré perecer la sabiduría de los sabios, y echaré a un lado la inteligencia de los intelectuales.’ ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el escriba? ¿Dónde el disputador de este sistema de cosas? ¿No hizo Dios necedad la sabiduría del mundo? Pues ya que, en la sabiduría de Dios, el mundo por medio de su sabiduría no llegó a conocer a Dios, tuvo a bien Dios salvar por medio de la necedad [según el parecer del mundo] de lo que se predica a los que creen. [...] Porque una cosa necia de Dios [según ve las cosas el mundo] es más sabia que los hombres, y una cosa débil de Dios [como quizás le parezca al mundo] es más fuerte que los hombres.” (Tal punto de vista de parte de Dios ciertamente no es arbitrario ni irrazonable. Él ha proporcionado en la Biblia —el libro de más extensa publicación en el mundo— una declaración clara de su propósito. Ha enviado a sus Testigos para que la consideren con todos los que estén dispuestos a escuchar. ¡Qué insensato es que criatura alguna crea que posee mayor sabiduría que la que posee Dios!)
*** w94 15/8 Primero tienen que predicarse estas buenas nuevas ***
10 Es tal como dijo el apóstol Pablo en su carta a la congregación de Corinto: “Ustedes contemplan su llamamiento por él, hermanos, que no muchos sabios según la carne fueron llamados, no muchos poderosos, no muchos de nacimiento noble; sino que Dios escogió las cosas necias del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios escogió las cosas débiles del mundo, para avergonzar las cosas fuertes; y Dios escogió las cosas innobles del mundo, y las cosas menospreciadas, las cosas que no son, para reducir a nada las cosas que son, a fin de que ninguna carne se jacte a vista de Dios”. (1 Corintios 1:26-29.)
11 Muy pocos testigos de Jehová son acaudalados, y ninguno de ellos ostenta poder político. Su postura de estricta neutralidad en el mundo de la política significa que no pueden ejercer ninguna influencia en ella. Al contrario, en muchas ocasiones se les ha perseguido cruelmente por instigación de guías religiosos y dirigentes políticos durante este siglo XX. Sin embargo, pese a la violenta persecución que han instigado contra ellos los seguidores del nazismo, el fascismo, el comunismo, el nacionalismo y la religión falsa, los Testigos no solo predican las buenas nuevas en todo el mundo, sino que también están creciendo extraordinariamente en número. (Isaías 60:22.)
*** w05 15/2 Orgullosos de ser cristianos ***
5 Tener una idea clara de nuestra identidad y nuestra relación con el Soberano del universo nos da razón para ‘jactarnos en Jehová’ (1 Corintios 1:31). ¿En qué sentido? Los verdaderos cristianos nos enorgullecemos de que Jehová sea nuestro Dios. Y aceptamos la exhortación: “El que se gloría, gloríese a causa de esta misma cosa: de tener perspicacia y de tener conocimiento de mí, que yo soy Jehová, Aquel que ejerce bondad amorosa, derecho y justicia en la tierra” (Jeremías 9:24). Nos jactamos, por decirlo así, porque tenemos el privilegio de conocer a Dios y serle de utilidad para ayudar al prójimo.
*** w07 1/11 págs. 28-29 Escudriñemos “las cosas profundas de Dios” ***
5 Nadie debe pensar que jamás entenderá “las cosas profundas de Dios” solo porque nunca fue el primero de la clase o no está acostumbrado a estudiar. Cuando Jesús estuvo en la Tierra, ¿a quiénes reveló Jehová su propósito? No fue a los sabios e intelectuales, sino a “hombres iletrados y del vulgo” que con humildad se dejaron enseñar por Su siervo, Jesús. Eran como niños en comparación con quienes habían recibido una educación superior (Mateo 11:25; Hechos 4:13). Respecto a “las cosas que Dios ha preparado para los que lo aman”, el apóstol Pablo dijo a sus hermanos cristianos: “Es a nosotros a quienes Dios las ha revelado mediante su espíritu, porque el espíritu escudriña todas las cosas, hasta las cosas profundas de Dios” (1 Corintios 2:9, 10).
6 ¿En qué sentido escudriña el espíritu de Dios “todas las cosas, hasta las cosas profundas de Dios”? En vez de revelar las verdades bíblicas a cada cristiano por separado, Jehová utiliza su espíritu para dirigir a su organización. Esta, a su vez, transmite el entendimiento bíblico al pueblo de Dios, el cual sirve a Jehová en unidad (Hechos 20:28; Efesios 4:3-6). Por todo el mundo, las congregaciones siguen un programa similar de estudio que les permite repasar el conjunto de enseñanzas bíblicas cada pocos años. Así, mediante la congregación, el espíritu santo ayuda a las personas a desarrollar la actitud humilde que necesitan para entender “las cosas profundas de Dios” (Hechos 5:32).
7 No deberíamos concluir que “las cosas profundas” tienen que ser cosas difíciles de entender. Es cierto que este conocimiento está oculto para la mayoría de las personas. Pero no se debe a que la sabiduría de Dios sea muy difícil de adquirir, sino a que la gente —engañada por Satanás— rechaza la ayuda que Jehová suministra mediante su organización (2 Corintios 4:3, 4).
*** g 12/09 págs. 12-13 Satisfaga su necesidad espiritual ***
En 1 Corintios 2:12-15, la Biblia da a conocer un elemento clave para la espiritualidad al decir que la persona espiritual es la que recibe el espíritu que proviene de Dios, es decir, su fuerza activa. A fin de conocer las cosas espirituales, es preciso contar con dicho espíritu, pues es lo que permite que uno examine y entienda los asuntos desde la perspectiva divina. En cambio, a quien no tiene el espíritu de Dios se le llama hombre físico. Para él, las cosas espirituales son necedad, por lo que las conclusiones a las que llega se limitan solamente a lo que revela la sabiduría humana.
Como se ve, nuestra capacidad espiritual radica en el hecho de que fuimos creados a la imagen de Dios; por lo tanto, la verdadera espiritualidad no se adquiere mediante el conocimiento de uno mismo, la sabiduría humana o la realización personal. Tenemos que dejar que el espíritu santo de Dios influya en nosotros. La persona que rechaza la influencia del espíritu de Dios y opta por seguir sus propios deseos e ir tras lo malo carece de espiritualidad, y es arrastrada por los impulsos y apetitos de la carne (1 Corintios 2:14; Judas 18, 19).
*** w89 15/7 Lleve una vida equilibrada y sencilla ***
10 No obstante, alguien pudiera objetar así: ‘¿De veras hay que ser tan abnegado? ¿Es un requisito el que llevemos una vida equilibrada y sencilla?’. Pues bien, Pablo habló sobre “las cosas del hombre” y “las cosas de Dios” y dijo: “El hombre físico no recibe las cosas del espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede llegar a conocer, porque se examinan espiritualmente. Sin embargo, el hombre espiritual examina de hecho todas las cosas”. (1 Corintios 2:11, 14, 15.) Usted pudiera fácilmente convertirse en un “hombre físico” por buscar y adquirir cosas innecesarias de naturaleza material. En tal caso, la abnegación parece excesiva, hasta ridícula. Pero ese es el punto de vista del “hombre físico”, no el punto de vista del “hombre espiritual”.
11 El hombre espiritual es uno que ve los asuntos con los ojos de la fe. Ve las cosas desde el punto de vista de Dios. Considere a Noé. ¿Habría sido equilibrado el que, después de enterarse del propósito de Dios de destruir a aquel mundo por un diluvio, hubiera pasado su tiempo construyendo un hogar mayor y mejor y obteniendo más posesiones materiales? ¡Por supuesto que no! El arca era su verdadera seguridad. Para Noé, el vivir una vida equilibrada y sencilla envolvía dedicar toda la atención a construir el arca y ser “predicador de justicia”, a pesar de la burla de ‘hombres físicos’ sin fe. (2 Pedro 2:5; Mateo 24:37-39.) De manera similar, puesto que se nos ha iluminado sobre lo inminente del fin del mundo, el único modo de vivir equilibrado para nosotros consiste en concentrar la atención en hacer la voluntad de Dios y proclamar las buenas nuevas, aunque eso envuelva lo que muchos consideran sacrificar un modo de vivir que llaman normal. (1 Juan 2:17.)
*** w96 1/1 pág. 29 ‘Manejemos la palabra de la verdad correctamente’ ***
La leche es idónea para el recién nacido. Aunque irá recibiendo comida sólida conforme crezca, en un principio solo digiere leche. En muchos aspectos, la persona con poco conocimiento de la Palabra de Dios es como un niño pequeño. Sea que se haya interesado en la Palabra de Dios recientemente o que la conozca desde hace tiempo, si tiene tan solo una noción rudimentaria de lo que dice la Biblia, se halla en la infancia espiritual, de modo que precisa alimento fácil de digerir: la “leche” espiritual. Aún no es capaz de asimilar el “alimento sólido”, las enseñanzas profundas de la Palabra de Dios. (Hebreos 5:12.)
Así se hallaban los cristianos de la joven congregación de Corinto cuando Pablo les escribió: “Los alimenté con leche, no con algo de comer, porque todavía no estaban bastante fuertes”. (1 Corintios 3:2.) Era preciso que aprendieran las “cosas elementales de las sagradas declaraciones formales de Dios”. (Hebreos 5:12.) En aquella fase del desarrollo no podían digerir “las cosas profundas de Dios”. (1 Corintios 2:10.)
Como Pablo, los ministros cristianos de la actualidad demuestran que se preocupan de los niños espirituales dándoles “leche”, o sea, ayudándolos a estar bien cimentados en la doctrina cristiana elemental. Instan a los nuevos e inmaduros a que “desarrollen el anhelo por la leche no adulterada que pertenece a la palabra”. (1 Pedro 2:2.) Consciente de que necesitan atención individualizada, el apóstol Pablo escribió: “Todo el que participa de leche no conoce la palabra de la justicia, porque es pequeñuelo”. (Hebreos 5:13.) Los ministros de Dios deben ser pacientes, considerados, comprensivos y amables al compartir la leche pura de la Palabra con los nuevos e inexpertos, tanto al estudiar la Biblia con ellos como en la congregación.
*** w91 1/3 “Busque la paz y siga tras ella” ***
7 El “tener la mente puesta en la carne” no solo puede destruir nuestra paz con Dios, sino también nuestra buena relación con otros cristianos. Pablo escribió a los corintios: “Ustedes todavía son carnales. Porque mientras haya entre ustedes celos y contiendas, ¿no son ustedes carnales, y no están andando como andan los hombres?”. (1 Corintios 3:3.) Los celos y las contiendas son todo lo contrario de la paz.
8 El perturbar la paz de la congregación al provocar celos y contiendas es un asunto muy serio. El apóstol Juan, hablando de una cualidad relacionada con la paz como fruto del espíritu, advirtió: “Si alguno hace la declaración: ‘Yo amo a Dios’, y sin embargo está odiando a su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede estar amando a Dios, a quien no ha visto”. (1 Juan 4:20.) De igual manera, si alguien provoca celos o contiendas entre hermanos, ¿puede realmente estar en paz con Dios? ¡Por supuesto que no! Se nos da esta exhortación: “Continúen regocijándose, siendo reajustados, siendo consolados, pensando de acuerdo, viviendo pacíficamente; y el Dios de amor y paz estará con ustedes”. (2 Corintios 13:11.) En efecto, si seguimos viviendo pacíficamente unos con otros, entonces el Dios de amor y paz estará con nosotros.
*** w99 15/7 Ayudemos a la gente a acercarse a Jehová ***
13 Pablo ilustró la colaboración con Dios refiriéndose al cultivo de un campo. Él escribió: “Pues, ¿qué es Apolos? Sí, ¿qué es Pablo? Ministros mediante los cuales ustedes llegaron a ser creyentes, así como el Señor se lo concedió a cada uno. Yo planté, Apolos regó, pero Dios siguió haciéndolo crecer; de modo que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que lo hace crecer. Ahora bien, el que planta y el que riega uno son, pero cada persona recibirá su propio galardón según su propia labor. Porque somos colaboradores de Dios. Ustedes son campo de Dios bajo cultivo, edificio de Dios” (1 Corintios 3:5-9).
14 Como colaboradores de Dios debemos plantar fielmente “la palabra del reino” en el corazón de la gente, luego regar el interés que demuestran mediante revisitas bien preparadas y estudios bíblicos. Si el terreno —el corazón— es bueno, Jehová hará su parte fomentando el crecimiento de la semilla de la verdad bíblica hasta que esta se convierta en una planta productiva (Mateo 13:19, 23). Atraerá a la persona hacia sí y hacia su Hijo. En definitiva, los aumentos que se producen en el número de proclamadores del Reino se deben a la obra de Jehová en el corazón de las personas, mediante la cual hace crecer la semilla de la verdad y las atrae hacia sí y hacia su Hijo.
*** w98 1/11 ¿Aguantará el fuego su obra? ***
18 Este examen plantea una importante pregunta. Si la persona a la que estamos ayudando se aparta de la verdad, ¿quiere decir que hemos fallado como maestros, que hemos edificado con materiales de poca calidad? No necesariamente. Las palabras de Pablo nos recuerdan que la edificación de los discípulos conlleva, sin lugar a dudas, una gran responsabilidad. Queremos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para edificarlos bien. Pero la Palabra de Dios no nos dice que debemos cargar con toda la responsabilidad ni que debemos sentirnos culpables cuando aquellos a quienes ayudamos se desvían de la verdad. Hay otros factores en juego aparte de nuestro papel de constructores. Por ejemplo, veamos lo que el apóstol Pablo expresa con respecto al maestro que no ha edificado bien: “Él sufrirá pérdida, pero él mismo será salvado” (1 Corintios 3:15). ¿A qué conclusión nos lleva el hecho de que se diga que el maestro al fin se salva, mientras que la personalidad cristiana que ha procurado edificar en su estudiante “es quemada” en una prueba ardiente? Pues que para Jehová el estudiante es el primer responsable de sus decisiones en cuanto a si seguirá un proceder fiel o no.
*** w88 1/12 pág. 22 Graduación de la clase número 85 de Galaad... una ocasión de gozo ***
El último orador de la mañana fue A. D. Schroeder, del Cuerpo Gobernante, y mientras hablaba era patente su afecto por la Escuela de Galaad. Y hay buena razón para eso... fue el secretario general de la escuela en su inauguración en 1943. El hermano Schroeder habló sobre “Que se les halle fieles”, basándose en 1 Corintios 4:2. ¿Qué envuelve el ser fiel? ‘Se describe así al que pone fe completa en las declaraciones y promesas preciosas de Jehová Dios —explicó Schroeder—. También significa que uno es confiable, constante, leal a Jehová.’ ¿Hay ejemplos de personas a quienes ya se haya hallado fieles? Tenemos a los hombres y las mujeres de antes del cristianismo mencionados en el capítulo 11 de Hebreos; a Jesucristo; a los apóstoles y a otros discípulos ungidos del primer siglo E.C. Después de mencionar unos ejemplos de la actualidad, el hermano Schroeder preguntó: ‘¿Qué se puede decir de nosotros?’. Y añadió: ‘O somos fieles o somos infieles. Seamos de los ungidos o de la gran muchedumbre, todos, ambas clases, debemos igual fidelidad a nuestra vocación’.
*** w08 15/4 Rechacemos las “cosas que nada valen” ***
19. ¿Cómo se aseguran los ancianos de que sus palabras tengan valor?
19 También los ancianos tienen presente la advertencia contra las palabras sin valor. Cuando es necesario dar consejo, recuerdan que tienen limitaciones, por lo que no se atreven a basarse en sus propios conocimientos. Saben que deben recurrir siempre a la Biblia, pues Pablo dio esta regla: “No [hay que ir] más allá de las cosas que están escritas” (1 Cor. 4:6). De modo que los ancianos no van más allá de lo que está escrito en la Biblia ni, por extensión, de lo que está escrito en las publicaciones bíblicas preparadas por el esclavo fiel y discreto.
*** w08 15/1 Considerados dignos de recibir un reino
12. ¿Qué tuvo que recordar Pablo a los cristianos ungidos?
12 A los cristianos del siglo primero se les declaró justos y se les ungió con espíritu santo a fin de que en un futuro pudieran recibir la herencia celestial; su ungimiento no los convertía en reyes mientras aún estaban en la Tierra. Pero parece que algunos de ellos no lo entendían de ese modo, pues empezaron a buscar protagonismo entre sus hermanos ungidos, a comportarse como si fueran reyes sobre ellos. Por eso Pablo les dijo: “Ustedes ya están hartos, ¿verdad? Ya son ricos, ¿verdad? Han empezado a reinar sin nosotros, ¿verdad? Y verdaderamente desearía yo que hubieran empezado a reinar, para que nosotros también reináramos con ustedes” (1 Cor. 4:8). El apóstol les recordó a los ungidos de su día: “No que seamos nosotros amos sobre la fe de ustedes, sino que somos colaboradores para su gozo” (2 Cor. 1:24).
*** w12 15/2 Cómo mantener un buen espíritu en la congregación ***
16 La congregación cristiana es un refugio espiritual, y debemos protegerlo informando de los pecados graves. Si el pecador recapacita, se arrepiente y acepta la censura y la disciplina, dejará de ser un peligro para el buen espíritu de la congregación. Pero si no sigue los amorosos consejos de los ancianos y se niega a corregirse, será expulsado. Así se logrará “la destrucción”, o eliminación, del elemento que amenazaba con corromper a la congregación (léase 1 Corintios 5:5). En definitiva, para conservar un buen espíritu en la congregación, debemos actuar cuando sea necesario, colaborar con el cuerpo de ancianos y buscar el bienestar de nuestros hermanos.
*** w95 1/5 pág. 30 ¿Qué le costará su negocio? ***
Ahora bien, ¿qué puede hacer si piensa que un hermano cristiano no ha sido honrado con usted en los negocios? ¿Debería llevarlo a los tribunales? La Biblia no deja lugar a dudas a este respecto. “¿Se atreve cualquiera de ustedes que tenga un pleito contra el otro a ir al tribunal ante hombres injustos, y no ante los santos?”, preguntó el apóstol Pablo. Pero, ¿qué hacer si el problema no se soluciona satisfactoriamente enseguida? Pablo añadió: “Significa del todo derrota para ustedes el que estén teniendo litigios unos con otros. ¿Por qué no dejan más bien que les hagan injusticias? ¿Por qué no dejan más bien que los defrauden?”. Piense en el desprestigio que supondría para la organización cristiana el que la gente de afuera oyera que los cristianos verdaderos litigan sus disputas en los tribunales. ¿Podría ser que en esos casos el amor al dinero se hubiera hecho más fuerte que el amor al hermano? ¿O podría ser que se hubiera manchado nuestra reputación y quisiéramos ante todo vengarnos? El consejo de Pablo muestra que en tales casos sería mejor aceptar la pérdida que ir a los tribunales. (1 Corintios 6:1, 7; Romanos 12:17-21.)
*** w10 15/6 El pueblo de Jehová nos ofrece protección ***
16 La congregación ha ayudado a muchas personas a abandonar hábitos inmundos. En la primera carta que escribió a los cristianos de Corinto, Pablo les habló de los cambios que habían efectuado a fin de cumplir las normas divinas. Algunos habían participado en prácticas como la fornicación, la idolatría, el adulterio, la homosexualidad, el robo o la borrachera. Pero el apóstol les dijo: “Ustedes han sido lavados” (léase 1 Corintios 6:9-11).
17 Las personas sin fe carecen de principios confiables para guiar su vida. O bien eligen ellas mismas el rumbo que seguirán, o bien se dejan arrastrar por la decadencia moral que las rodea, tal como hacían los corintios del siglo primero antes de ser cristianos (Efe. 4:14). No obstante, el conocimiento exacto de la Palabra y el propósito de Dios tiene un poder extraordinario. Transforma por completo la vida de quienes lo ponen en práctica (Col. 3:5-10; Heb. 4:12). Antes de aceptar las justas normas de Jehová, muchos de nuestros hermanos daban rienda suelta a sus deseos. Pero reconocen que se sentían insatisfechos e infelices, y que solo encontraron verdadera tranquilidad cuando entraron en el pueblo de Dios y comenzaron a vivir conforme a los principios bíblicos
*** g 10/09 pág. 29 ¿Está mal vivir juntos antes de casarse? ***
[Recuadro de la página 29] “PECA CONTRA SU PROPIO CUERPO”
 La Biblia señala: “El que practica la fornicación peca contra su propio cuerpo” (1 Corintios 6:18). En las últimas décadas ha quedado demostrada la veracidad de esas palabras con los miles de muertes a causa del sida y otras enfermedades de transmisión sexual. Y eso no es todo: los estudios indican que la depresión y los intentos de suicidio son más comunes entre los jóvenes sexualmente activos. La promiscuidad también ocasiona embarazos no deseados, y en algunos casos se llega a pensar que el aborto es la mejor solución. Así que, a la luz de los hechos, es evidente que las normas morales de la Palabra de Dios no están anticuadas.
*** w05 15/3 “Comprados por precio” ***
4 Se puede definir un esclavo como la persona que pertenece legalmente a otra y está siempre bajo las órdenes y deseos de su propietario. Nosotros llegamos a ser propiedad de Jehová cuando nos dedicamos a él y nos bautizamos. El apóstol Pablo recalca tocante a los cristianos: “No se pertenecen a sí mismos, porque fueron comprados por precio” (1 Corintios 6:19, 20). El precio, por supuesto, es el sacrificio redentor de Jesucristo, en virtud del cual Jehová nos acepta como siervos suyos, tanto si somos cristianos ungidos como si abrigamos la esperanza terrenal (Efesios 1:7; 2:13; Revelación [Apocalipsis] 5:9). Por lo tanto, desde el momento de nuestro bautismo, “pertenecemos a Jehová” (Romanos 14:8). En vista de que hemos sido comprados con la sangre preciosa de Jesucristo, también somos sus esclavos y estamos obligados a guardar sus mandamientos (1 Pedro 1:18, 19).
*** w11 15/10 Consejos sabios sobre la soltería y el matrimonio ***
19 Todos los siervos de Jehová comprenden que es esencial huir de la inmoralidad sexual. Hay quienes se casan para evitar problemas en este sentido. No obstante, conviene tener claro que el matrimonio no es una protección automática. En tiempos bíblicos, las ciudades amuralladas solo defendían a quienes se quedaban dentro. Si salían al exterior, se exponían a ser asaltados, o incluso asesinados, por las bandas de maleantes. Del mismo modo, los esposos solo estarán resguardados contra la inmoralidad mientras se mantengan dentro de los límites que ha establecido Jehová, el Creador del matrimonio.
20 ¿Cuáles son esos límites? Pablo los definió claramente en 1 Corintios 7:2-5. La esposa es la única persona que posee el derecho a disfrutar de relaciones íntimas con su cónyuge, y lo mismo puede decirse del esposo. Se espera que cada uno le proporcione al otro “lo que le es debido” en el ámbito sexual. Por desgracia, hay quienes descuidan a su pareja en este asunto porque pasan extensos períodos alejados el uno del otro, sea por cuestiones de trabajo o por tomar vacaciones por separado. ¡Qué triste sería que, en esta situación, alguien cediera a la tentación del Diablo y cometiera adulterio “por su falta de regulación”! Jehová bendecirá a todos los cabezas de familia que se esfuercen por dar lo necesario a los suyos sin poner en peligro su matrimonio (Sal. 37:25).
*** w96 15/10 Cómo equilibrar los deberes de esposo y anciano ***
6 Para empezar, el hombre casado renuncia a la potestad sobre su propio cuerpo. Pablo lo dejó bien claro al decir: “La esposa no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposo; así mismo, también, el esposo no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposa”. (1 Corintios 7:4.) Quizás algunos que están contemplando la posibilidad de casarse minimicen el asunto pensando que la sexualidad no tendrá gran importancia en su matrimonio. No obstante, dado que la Biblia exige que los solteros sean castos, los cristianos no saben, en realidad, cuáles serán las necesidades íntimas de su futuro cónyuge.
7 Pablo muestra que incluso la pareja que ‘fija la mente en las cosas del espíritu’ debe interesarse en las necesidades sexuales de cada uno de sus integrantes. Su consejo a los cristianos de Corinto fue: “Que el esposo dé a su esposa lo que le es debido; pero que la esposa haga lo mismo también a su esposo. No se priven de ello el uno al otro, a no ser de común acuerdo por un tiempo señalado, para que dediquen tiempo a la oración y vuelvan a juntarse, para que no siga tentándolos Satanás por su falta de regulación en sí mismos”. (Romanos 8:5; 1 Corintios 7:3, 5.) Tristemente, la desatención a este consejo ha llevado en ocasiones al adulterio. Por eso, el cristiano casado debe sopesar bien los asuntos antes de aceptar un trabajo que lo separe de su mujer por un tiempo prolongado. Ya no goza de la misma libertad de movimiento que tenía de soltero.
*** w89 1/11 La limpieza moral es la hermosura de los jóvenes ***
14 Es cierto que no es fácil adherirse a las leyes estrictas de Dios sobre la moralidad. Por eso, algunos jóvenes han concluido que la mejor protección es casarse durante la adolescencia. ‘Después de todo —razonan—, ¿no dice 1 Corintios 7:9: “Si no tienen autodominio, cásense, porque mejor es casarse que estar encendidos de pasión”?’ No obstante, tal punto de vista refleja falta de perspicacia. Las palabras de Pablo no se dirigen a adolescentes, sino a los que han “pasado la flor de la juventud”. (1 Corintios 7:36.) En la mayoría de los casos, los que aún están en la flor de la juventud no se han desarrollado suficientemente en sentido emocional ni espiritual para poder afrontar las presiones y responsabilidades que vienen con el matrimonio. La publicación Journal of Marriage and the Family informa: “Los que se casan a edad temprana experimentan menos satisfacción marital porque no están preparados para desempeñar su papel en el matrimonio. Cuando los cónyuges no desempeñan bien su papel, disminuye la satisfacción, y eso a su vez causa inestabilidad marital”. De modo que la solución no es casarte mientras eres joven, sino mantener la castidad mientras seas soltero hasta que hayas cultivado todas las cualidades necesarias para un matrimonio de éxito.
*** w96 15/10 Padre y anciano. Cómo cumplir con ambos papeles ***
8 De los cristianos casados con mujeres no creyentes, Pablo escribió: “Si algún hermano tiene esposa incrédula, y sin embargo ella está de acuerdo en morar con él, no la deje [...]. Porque [...] la esposa incrédula es santificada con relación al hermano; de otra manera, sus hijos verdaderamente serían inmundos, pero ahora son santos. Pues, [...] esposo, ¿cómo sabes que no salvarás a tu esposa?”. (1 Corintios 7:12-14, 16.) La palabra “incrédula” no se refiere aquí a una mujer irreligiosa, sino a una mujer que no está dedicada a Jehová, quizás una judía o una adoradora de dioses paganos. Hoy, un anciano podría estar casado con una mujer que profese una religión distinta de la suya, que sea agnóstica o hasta atea. Si ella consiente en morar con él, no debe dejarla sencillamente porque sus creencias discrepan, sino que ha de seguir ‘morando con ella de acuerdo con conocimiento, asignándole honra como a un vaso más débil, el femenino’, viviendo con la esperanza de salvarla. (1 Pedro 3:7; Colosenses 3:19.)
*** w06 1/7 Joven, escoge servir a Jehová ***
3 Según las Escrituras, Dios considera santos a los niños aunque solo uno de sus padres sea un cristiano fiel (1 Corintios 7:14). Ahora bien, ¿significa eso que los niños ya son siervos dedicados de Jehová? No, no es así. Sin embargo, gracias a la educación que imparten los padres que están dedicados a Jehová, sus hijos están preparados para llegar a dedicarse por propia voluntad. El sabio rey Salomón escribió: “Observa, oh hijo mío, el mandamiento de tu padre, y no abandones la ley de tu madre. [...] Cuando andes, ello te guiará; cuando te acuestes, vigilará sobre ti; y cuando hayas despertado, hará de ti el objeto de su intenso interés. Porque el mandamiento es una lámpara, y una luz es la ley, y las censuras de la disciplina son el camino de la vida” (Proverbios 6:20-23).
4 La guía de los padres cristianos sirve de protección a los jóvenes... siempre y cuando estén dispuestos a seguirla. Salomón también dijo: “El hijo sabio es el que regocija a un padre, y el hijo estúpido es el desconsuelo de su madre”. “Tú, oh hijo mío, oye y hazte sabio, y guía tu corazón por el camino.” (Proverbios 10:1; 23:19.) Así es, joven, si quieres beneficiarte de la educación de tus padres, debes aceptar de buena gana sus consejos y su disciplina. No has nacido sabio, pero puedes ‘hacerte sabio’ y seguir voluntariamente “el camino de la vida”.
*** w95 1/10 ¿Ocupa Dios el primer lugar en su familia? ***
10 Las Escrituras ponen de manifiesto que el esposo o la esposa que apoya firmemente las verdades bíblicas puede contribuir a la salvación de su cónyuge no cristiano ayudándole a hacerse creyente. El apóstol Pablo escribió: “Si algún hermano tiene esposa incrédula, y sin embargo ella está de acuerdo en morar con él, no la deje; y la mujer que tiene esposo incrédulo, y sin embargo él está de acuerdo en morar con ella, no deje a su esposo. Pues, esposa, ¿cómo sabes que no salvarás a tu esposo? O, esposo, ¿cómo sabes que no salvarás a tu esposa?”. (1 Corintios 7:12, 13, 16.) El apóstol Pedro explicó cómo puede la esposa salvar a su esposo, al exhortar: “Estén en sujeción a sus propios esposos, a fin de que, si algunos no son obedientes a la palabra, sean ganados sin una palabra por la conducta de sus esposas”. (1 Pedro 3:1.)
*** w11 15/10 Consejos sabios sobre la soltería y el matrimonio ***
13 Como vimos antes, Pablo destacó los beneficios de la soltería, pero jamás menospreció a los siervos de Jehová que optaron por casarse. Todo lo contrario. Guiado por el espíritu santo, escribió consejos que ayudan a las parejas a comprender mejor los retos de la vida matrimonial y la manera de lograr una unión sólida.
14 A decir verdad, algunas parejas necesitan replantearse sus expectativas. Durante el noviazgo, tal vez crean que su amor es único y extraordinario, y que eso les garantiza el éxito. Llegan a la boda como si fueran los protagonistas de un cuento de hadas, pensando que nada en el mundo podrá empañar su alegría. Si fueran más realistas, comprenderían que forzosamente surgirán problemas en el matrimonio y que el romanticismo, por maravilloso que sea, no bastará para hacerles frente (léase 1 Corintios 7:28).
15 Muchos recién casados se sorprenden —e incluso se llevan una decepción— al descubrir que no siempre coinciden en temas importantes. Tal vez choquen al hablar del dinero, las actividades del tiempo libre, el lugar de residencia o las visitas a sus familias. Y quizás vean que los defectos y manías del otro, que antes de la boda les parecían insignificancias, ahora los exasperan y les dificultan la convivencia. Por eso, lo mejor es que ambos traten todos estos asuntos mientras aún son novios.
*** w07 1/10 La búsqueda del verdadero propósito de la vida ***
15 Pablo anima a “los que hacen uso del mundo” a “que no lo [usen] a plenitud” (1 Corintios 7:31). Keith y Bonnie siguieron ese consejo. Él explica: “Me hice testigo de Jehová cuando estaba terminando mis estudios de odontología. Tenía la posibilidad de obtener elevados ingresos si atendía a muchos pacientes, pero como eso reduciría mi tiempo para las actividades espirituales, opté por atender a una cantidad limitada de personas. Eso me permitió dedicar más tiempo al bienestar espiritual y emocional de mi esposa y de las cinco hijas que llegamos a tener. Aunque raras veces nos sobraba el dinero, aprendimos a ahorrar, y nunca nos faltó lo necesario. Éramos una familia unida, cariñosa y llena de alegría. Con el paso de los años, todos emprendimos el ministerio de tiempo completo. Nuestras hijas ya se han casado (tres de ellas incluso tienen hijos), y sus familias también son felices gracias a que siempre ponen el propósito de Jehová en primer lugar en su vida”.
*** w96 15/10 La soltería. Una puerta a la actividad sin distracción ***
13 La soltería no es de por sí meritoria. Entonces, ¿en qué sentido puede ser “mejor”? Todo depende del uso que la persona dé a la libertad que tal estado conlleva. Pablo escribió: “En realidad, quiero que estén libres de inquietud. El hombre no casado se inquieta por las cosas del Señor, en cuanto a cómo ganar la aprobación del Señor. Pero el hombre casado se inquieta por las cosas del mundo, en cuanto a cómo ganar la aprobación de su esposa, y está dividido. Además, la mujer no casada —y la virgen— se inquieta por las cosas del Señor, para ser santa tanto en su cuerpo como en su espíritu. Sin embargo, la mujer casada se inquieta por las cosas del mundo, en cuanto a cómo ganar la aprobación de su esposo. Pero esto lo digo para la ventaja personal de ustedes, no para echarles un lazo, sino para moverlos a lo que es decoroso y a lo que resulta en atender constantemente al Señor sin distracción”. (1 Corintios 7:32-35.)
14 El cristiano soltero que se vale de su condición para ir en pos de metas egoístas no hace “mejor” que el casado, ya que su soltería no es “por causa del reino”, sino por motivos personales. (Mateo 19:12.) El hombre o la mujer no casados deben ‘inquietarse por las cosas del Señor’, estar ansiosos por “ganar la aprobación del Señor” y “atender constantemente al Señor sin distracción”. Esto implica dar atención indivisa al servicio de Jehová y Jesucristo. Solo así, los cristianos solteros harán “mejor” que los casados.
*** w92 15/5 Verdadera felicidad al servir a Jehová ***
14 Note esa palabra: “decisión”. Pablo escribió: “Si alguno está resuelto en su corazón, y no tiene necesidad alguna, sino que tiene autoridad sobre su propia voluntad y ha tomado esta decisión en su propio corazón, de guardar su propia virginidad, hará bien. Por consiguiente, también el que da su virginidad en matrimonio hace bien, pero el que no la da en matrimonio hará mejor”. (1 Corintios 7:37, 38.) ¿Por qué hará “mejor”? Pablo explicó: “Quiero que estén libres de inquietud. El hombre no casado se inquieta por las cosas del Señor, en cuanto a cómo ganar la aprobación del Señor. [...] Además, la mujer no casada —y la virgen— se inquieta por las cosas del Señor [...] Pero esto lo digo para la ventaja personal de ustedes, [...] para moverlos a lo que es decoroso y a lo que resulta en atender constantemente al Señor sin distracción”. (1 Corintios 7:32-35.)
15 ¿Se relaciona con la felicidad este “atender constantemente al Señor sin distracción” para “ganar la aprobación del Señor”? Parece que Pablo opinaba así. Al hablar de la cristiana que enviuda, dijo: “Está libre para casarse con quien quiera, pero solo en el Señor. Pero es más feliz si permanece como está, según mi opinión. Ciertamente pienso que yo también tengo el espíritu de Dios”. (1 Corintios 7:39, 40.)
*** w08 15/3 Cómo tener un matrimonio feliz ***
4 Por inspiración, el apóstol cristiano Pablo mandó que las viudas que quisieran volver a casarse lo hicieran “solo en el Señor” (1 Cor. 7:39). Este no era un concepto nuevo para los cristianos que habían pertenecido al judaísmo. La Ley que Jehová dio a Israel estipulaba claramente que no debían “formar ninguna alianza matrimonial” con los habitantes de las naciones vecinas, que eran paganas. Jehová les advirtió del peligro que corrían si desobedecían esta norma divina: “Porque [el que no es israelita] apartará a tu hijo de seguirme, y ellos ciertamente servirán a otros dioses; y la cólera de Jehová realmente se encenderá contra ustedes, y él ciertamente te aniquilará de prisa” (Deu. 7:3, 4). ¿Qué espera Dios de sus siervos de tiempos modernos? Simple y llanamente, que se casen solo con quienes estén “en el Señor”, o sea, con cristianos dedicados y bautizados. Someterse a las normas de Dios en este aspecto es el proceder más sensato.
*** g 11/08 pág. 8 Seis consejos para alcanzar el éxito personal ***
“El amor edifica.” (1 Corintios 8:1.) ¿Concibe la vida sin amor? ¿No sería una existencia vacía? “Si [...] no tengo amor, nada soy [...], de nada absolutamente me aprovecha”, afirmó el apóstol Pablo por inspiración divina (1 Corintios 13:2, 3).
Este amor no es el amor erótico, que, por supuesto, tiene su lugar. Se trata de un amor más abarcador, más duradero, regulado por los principios divinos (Mateo 22:37-39). No es pasivo, sino activo, pues se manifiesta al prójimo. Pablo también dijo que es paciente y bondadoso; no es celoso, ni se vanagloria ni se hincha de orgullo; altruistamente antepone los intereses ajenos a los suyos y no se ofende enseguida, sino que es indulgente. Esta clase de amor edifica y contribuye al éxito en nuestras relaciones humanas, en especial con la familia (1 Corintios 13:4-8).
*** w89 1/12 pág. 27 ‘Lo genuino de su amor sometido a prueba’ ***
Pero no tenemos que esperar un desastre para demostrar nuestro amor fraternal. Si un compañero cristiano se encuentra en dificultades económicas, podemos responder a sus necesidades y hacer más que decir: ‘Manténte caliente y bien alimentado’. (Santiago 2:15, 16.) ¿Y qué hay de los que sirven de tiempo completo y ‘viven de las buenas nuevas’? Como Pablo, estos ni exigen ni esperan ayuda económica de las personas a quienes sirven. Sin embargo, muchas personas se han sentido impelidas a desplegar generosidad para con los que se afanan por ‘sembrar cosas espirituales’ a favor de ellas. (1 Corintios 9:11, 14.)
*** w11 15/9 “Corramos con aguante la carrera” ***
TODOS los años se celebran maratones en muchos países. Unos pocos corredores —los de élite— participan con el claro objetivo de ganar, pero la mayoría lo hace con una expectativa mucho menos ambiciosa: poder decir con orgullo que consiguieron llegar a la línea de meta.
2 En varios pasajes, la Biblia usa este tipo de competiciones deportivas para representar la vida cristiana. Así, cuando Pablo dirigió a los corintios su primera carta, les dijo: “¿No saben ustedes que [...] en una carrera todos corren, pero solo uno recibe el premio? Corran de tal modo que lo alcancen” (1 Cor. 9:24).
3 Por supuesto, Pablo no estaba indicando que solo uno de aquellos cristianos conseguiría la recompensa de la vida eterna. ¡Eso significaría que el esfuerzo de los demás habría sido completamente inútil! Entonces, ¿qué punto quería destacar? La necesidad de imitar a los atletas. Cada uno de ellos se preparaba a fondo y corría con empeño a fin de ser el ganador. Ese es el entusiasmo con el que el apóstol animaba a sus hermanos a correr la carrera cristiana. ¡Solo así podrían alcanzar el galardón de la vida eterna! Claro está, en esta carrera reciben ese premio todos los que la completan.
*** w02 1/10 pág. 30 “Ve entrenándote” ***
Claro, el triunfo no dependía solo de que el preparador fuera bueno. Un factor determinante eran las características del atleta y la entrega con que realizara el duro entrenamiento. El régimen de vida era estricto, pues requería una rigurosa abstinencia sexual y alimentaria. Horacio, poeta del siglo I a.E.C., señaló que, para alcanzar “la ansiada meta”, los contendientes “se abst[enían] de las mujeres y del vino”. Y según el biblista F. C. Cook, debían someterse “a una dieta moderada y frugal [...] durante diez meses”.
Pablo se valió de esta analogía al escribir a los cristianos de Corinto, ciudad que conocía muy bien los cercanos Juegos Ístmicos: “Todo hombre que toma parte en una competencia ejerce autodominio en todas las cosas” (1 Corintios 9:25). El cristiano verdadero huye del materialismo, la inmoralidad y la impureza del mundo (Efesios 5:3-5; 1 Juan 2:15-17). También debe eliminar las características impías o contrarias a los preceptos bíblicos y sustituirlas por cualidades cristianas (Colosenses 3:9, 10, 12).
¿Cómo logra este objetivo? Veamos la respuesta que da Pablo recurriendo a una imagen impactante: “Aporreo mi cuerpo y lo conduzco como a esclavo, para que, después de haber predicado a otros, yo mismo no llegue a ser desaprobado de algún modo” (1 Corintios 9:27)
*** w02 1/10 pág. 31 “Ve entrenándote” ***
Pablo ilustró su determinación y claridad de objetivos espirituales al decir: “La manera como estoy dirigiendo mis golpes es como para no estar hiriendo el aire” (1 Corintios 9:26). ¿Cómo dirigía un contendiente sus golpes y empujones? El libro Los griegos. Su vida y costumbres da la respuesta: “No sólo se requería fuerza bruta, sino también un ojo firme para descubrir los puntos débiles del antagonista. No menos útiles eran ciertos empujones diestros aprendidos en las escuelas de lucha y la rapidez en burlar al antagonista”.
Uno de nuestros oponentes es nuestra naturaleza imperfecta. ¿Hemos descubierto los “puntos débiles” que tenemos cada uno? ¿Estamos dispuestos a vernos como nos ven los demás, y particularmente Satanás? Para ello es preciso realizar una autocrítica sincera, un auténtico examen de conciencia, y tener la voluntad de hacer cambios. No es difícil engañarse a uno mismo (Santiago 1:22). ¡Qué fácil es justificar la conducta imprudente! (1 Samuel 15:13-15, 20, 21.) Sin embargo, sería lo mismo que “estar hiriendo el aire”.
*** w92 1/8 ¿Cómo está corriendo usted la carrera de la vida? ***
19. ¿Cómo podemos asegurarnos de no ser desaprobados de algún modo?
19 Finalmente Pablo nos revela su secreto del éxito: “Aporreo mi cuerpo y lo conduzco como a esclavo, para que, después de haber predicado a otros, yo mismo no llegue a ser desaprobado de algún modo”. (1 Corintios 9:27.) Al igual que Pablo, nosotros también tenemos que dominar nuestra carne imperfecta y no permitir que esta nos domine a nosotros. Debemos desarraigar las tendencias, apetencias y deseos carnales. (Romanos 8:5-8; Santiago 1:14, 15.) Esto puede ser doloroso, pues el significado literal de la palabra que se traduce “aporreo” es ‘golpear bajo el ojo’ (Kingdom Interlinear). ¿No es mejor, de todos modos, sufrir físicamente y vivir que ceder a los deseos de la carne caída y morir? (Compárese con Mateo 5:28, 29; 18:9; 1 Juan 2:15-17).
==================
  • Núm. 1: 1 Corintios 4:18–5:13
    ================
  • Núm. 2: ¿Prueba que la reencarnación sea un hecho la extraña sensación de estar uno familiarizado con personas a quienes acaba de conocer, y con lugares totalmente desconocidos? (rs pág. 296 párr. 1–pág. 297 párr. 2)
¿Ha confundido usted alguna vez a una persona —hombre o mujer— que está viva con otra que también está viva actualmente? A muchas personas les ha pasado eso. ¿Por qué? Porque algunas personas tienen peculiaridades parecidas o tal vez hasta parezcan casi idénticas. De modo que la sensación de que usted conoce a una persona aunque nunca antes la haya visto no prueba realmente que la haya conocido en una vida anterior, ¿no es cierto?
¿Por qué pudiera parecerle familiar cierta casa o cierto pueblo, si usted nunca ha estado allí antes? ¿Se debe a que usted haya vivido allí durante una vida anterior? Muchas casas se construyen de acuerdo con planos parecidos. Quizás los muebles que se utilizan en ciudades muy distantes entre sí se hayan fabricado de modelos parecidos. ¿Y no es cierto que los paisajes de algunos lugares sumamente separados entre sí se parecen muchísimo? Así que, sin recurrir a la reencarnación, la sensación de familiaridad que usted ha sentido es muy comprensible.
¿Prueban la reencarnación recuerdos de haber vivido en otro tiempo y en otro lugar, como los que se obtienen mediante la hipnosis?
 Mediante la hipnosis se puede obtener mucha información que ha sido guardada en el cerebro. Los hipnotizadores extraen información de la memoria subconsciente. Pero ¿cómo llegan allí esos recuerdos? Puede que usted haya leído un libro, visto una película o aprendido acerca de cierto pueblo mediante la televisión. Si se puso en el lugar de las personas acerca de las cuales estaba aprendiendo algo, esto pudiera haberle causado una vívida impresión, casi como si la experiencia hubiera sido suya. Lo que usted realmente hizo quizás lo hizo tanto tiempo atrás que lo haya olvidado, pero mediante la hipnosis pudiera recordar la experiencia como si estuviera recordando “otra vida”. No obstante, si eso fuera cierto, ¿no tendría todo el mundo recuerdos como esos? Pero no todo el mundo los tiene. Es de notar que una cantidad creciente de tribunales supremos estatales de los Estados Unidos no aceptan testimonio obtenido mediante hipnosis. En 1980 el Tribunal Supremo de Minnesota (E.U.A.), declaró que “el mejor testimonio pericial indica que ningún experto puede determinar si la memoria que se saca de la mente mediante la hipnosis, o cualquier parte de esa memoria, es veraz, falsa, o una confabulación... llenar lagunas con fantasía. Desde un punto de vista científico, no se puede confiar en que dichos resultados sean exactos” (State v. Mack [El Estado contra Mack], 292 N.W. 2d 764). La influencia de las sugestiones del hipnotizador al hipnotizado es un factor que contribuye a que los resultados no sean confiables.
¿Hay en la Biblia indicación de que se creía en la reencarnación?
¿Refleja Mateo 17:12, 13 creencia en la reencarnación?
 Mat. 17:12, 13: “[Jesús dijo:] ‘Elías ya ha venido y ellos no lo reconocieron, antes hicieron con él las cosas que quisieron. De esta manera también el Hijo del hombre está destinado a sufrir a manos de ellos.’ Entonces percibieron los discípulos que les hablaba de Juan el Bautista.”
 ¿Significó esto que Juan el Bautista fuera un Elías reencarnado? Cuando unos sacerdotes judíos le preguntaron a Juan: “¿Eres Elías?”, él dijo: “No lo soy” (Juan 1:21). Entonces, ¿qué quiso decir Jesús? Como el ángel de Jehová predijo, Juan fue delante del Mesías de Jehová “con el espíritu y poder de Elías, para volver los corazones de padres a hijos y los desobedientes a la sabiduría práctica de los justos, para alistar para Jehová un pueblo preparado” (Luc. 1:17). De modo que Juan el Bautista estaba cumpliendo profecía al hacer una obra como la del profeta Elías. (Mal. 4:5, 6.)
===================
  • Núm. 3: ¿Cómo mantienen el gozo los cristianos cuando padecen una enfermedad? (Filip. 4:6, 7)

*** w11 15/12 págs. 28-30 No permita que una enfermedad le robe el gozo ***
¿Cómo ayuda Jehová?
No debemos pensar que sufrir alguna enfermedad significa que no tenemos el favor divino (Lam. 3:33). Recordemos todo lo que padeció Job a pesar de que era “sin culpa y recto” (Job 1:8). Dios no pone a prueba a nadie con cosas malas (Sant. 1:13). Todas las enfermedades —incluidas las crónicas y las emocionales— son un legado funesto de nuestros primeros padres, Adán y Eva (Rom. 5:12).
Jehová y Jesús, sin embargo, no dejarán a los justos sin ayuda (Sal. 34:15). Especialmente en los momentos difíciles de nuestra vida es cuando comprobamos que Dios es para nosotros un “refugio y [una] plaza fuerte” (Sal. 91:2). En vista de ello, si padecemos una enfermedad que no tiene fácil curación, ¿qué puede ayudarnos a mantener el gozo?
La oración. Siguiendo el modelo de los siervos fieles de Dios del pasado, podemos dejar las cargas en manos de nuestro Padre celestial mediante la oración (Sal. 55:22). Al hacerlo, experimentaremos “la paz de Dios que supera a todo pensamiento”. Esa paz interna “guardará [nuestros] corazones y [nuestras] facultades mentales” (Fili. 4:6, 7). Magdalena sobrelleva una enfermedad debilitante gracias a que le ora a Dios con plena confianza. Ella cuenta: “Abrirle mi corazón a Jehová me alivia y me devuelve el gozo. Ahora comprendo de verdad lo que significa depender de Dios cada día” (2 Cor. 1:3, 4).
En respuesta a nuestras oraciones, Jehová puede fortalecernos mediante su espíritu santo, su Palabra y la hermandad cristiana. No sería lógico esperar que eliminara nuestras enfermedades milagrosamente; pero sí podemos contar con que él nos dé la sabiduría y las fuerzas necesarias para afrontar cualquier adversidad (Pro. 2:7). Tal como dice la Biblia, él nos dará “el poder que es más allá de lo normal” (2 Cor. 4:7).
La familia. Un ambiente amoroso y compasivo en el hogar contribuye a sobrellevar una enfermedad. Y aunque nuestros familiares estén ahí para apoyarnos incluso en los momentos más difíciles, conviene tener en cuenta que ellos también sufren y quizás se sientan tan indefensos como nosotros. Orar juntos ayudará a toda la familia a tener paz interior (Pro. 14:30).
Barbara dice lo siguiente de su hija y otras jóvenes de la congregación: “Siempre puedo contar con ellas para el ministerio. Su entusiasmo me alegra el corazón”. A Zbigniew le resulta enormemente valioso el apoyo de su esposa. “Ella se ocupa de la mayoría de las tareas del hogar —explica—. También me ayuda a vestirme y suele cargar mi maletín cuando vamos a las reuniones cristianas y a predicar.”
Los hermanos en la fe. La compañía de los miembros de la congregación nos proporciona ánimo y consuelo. Pero ¿qué ocurre si alguien no puede asistir a las reuniones debido a su enfermedad? Magdalena relata: “La congregación se asegura de que me beneficie de las reuniones grabándomelas. Mis hermanos cristianos suelen visitarme para ver qué más pueden hacer por mí. También me envían cartas de estímulo. La idea de que se acuerdan de mí y se preocupan por mi bienestar me ayuda a resistir”.
Izabela reconoce lo siguiente: “Dentro de la congregación tengo muchos padres y madres que me escuchan e intentan entenderme. La congregación es mi familia, allí es donde siento paz y alegría”.
Quienes atraviesan pruebas deben evitar aislarse; más bien, han de procurar reunirse regularmente con la congregación (Pro. 18:1). De esa forma se convertirán en una enorme fuente de ánimo para otros. Puede que al principio duden en mencionar a los hermanos sus necesidades; sin embargo, estos agradecerán su franqueza, pues les dará la oportunidad de brindarles “cariño fraternal sin hipocresía” (1 Ped. 1:22). Si ese es su caso, ¿por qué no les explica que necesita que lo lleven a la reunión, que desea participar con ellos en el ministerio o que le gustaría conversar para desahogarse? Por supuesto, no debemos ser exigentes con nuestros hermanos, sino agradecer su ayuda.
Seamos positivos. A menudo, la clave para enfrentarse a la enfermedad crónica sin perder el gozo está en nuestras propias manos. La melancolía y el abatimiento pueden llevar a una forma de pensar negativa. La Biblia dice: “El espíritu de un hombre puede soportar su dolencia; pero en cuanto al espíritu herido, ¿quién puede aguantarlo?” (Pro. 18:14).
Magdalena comenta: “Me esfuerzo mucho por no centrarme en mis problemas. Trato de disfrutar de los días en que me siento mejor. Me anima leer las biografías de quienes han permanecido fieles a pesar de padecer enfermedades crónicas”. A Izabela, por su parte, la fortalece saber que Jehová la ama y valora. Ella dice: “Siento que mi servicio a Jehová es útil, tengo alguien por quien vivir. Y además tengo una maravillosa esperanza para el futuro”.
Zbigniew admite: “Mi enfermedad me ha enseñado a ser humilde y obediente, a tener perspicacia y buen juicio, así como a perdonar de corazón. He aprendido a servir a Jehová con gozo y sin compadecerme de mí mismo; de hecho, me he sentido motivado a seguir progresando en sentido espiritual”.
Nunca olvide que Jehová sabe todo lo que usted está aguantando y es muy compasivo. Y recuerde: “Dios no es injusto para olvidar la obra de ustedes y el amor que mostraron para con su nombre” (Heb. 6:10). Aférrese a la promesa que él hace a todo el que le teme: “De ningún modo te dejaré y de ningún modo te desampararé” (Heb. 13:5).
Y si alguna vez se siente triste, centre sus pensamientos en la maravillosa esperanza de vivir en el nuevo mundo. Falta muy poco para que pueda ver con sus propios ojos todas las bendiciones que traerá el Reino de Dios.
=================================
Reunión de Servicio
CULTIVEMOS EL VERDADERO AMOR
10 min. Ideas para ofrecer las revistas en septiembre. Análisis con el auditorio. En treinta o sesenta segundos explique por qué las revistas le interesarán a la gente del territorio. A continuación, pida a los presentes que digan qué preguntas y qué textos podrían usarse al presentar los artículos de portada de La Atalaya. Haga lo mismo con la serie de portada de ¡Despertad! y, si hay tiempo, hágalo también con otro artículo de cualquiera de las dos revistas. Incluya una demostración para cada revista.
Cómo iniciar estudios bíblicos el primer sábado de septiembre
“¿Qué tal? Estamos haciendo visitas breves para ofrecer información confiable sobre cómo tener un matrimonio feliz. ¿Cuál diría usted que es el mayor obstáculo para tener un matrimonio feliz?” Luego de que la persona responda, muéstrele la última página de La Atalaya del 1 de septiembre y examine con ella la información de la primera pregunta y al menos uno de los textos. Ofrézcale las revistas y quede en volver para analizar la siguiente pregunta.
LA ATALAYA de septiembre “Estamos visitando a los vecinos porque sabemos que muchos se preguntan cómo es posible que Dios permita tanto sufrimiento en el mundo. ¿Ha pensado usted en esto? [Permita que la persona responda.] Una buena noticia es que la Biblia promete que llegará el día en que no habrá más llanto ni dolor [lea Revelación 21:4]. Esta revista analiza cinco razones fundamentales por las que hay tantos problemas y sufrimiento. Además, explica lo que enseña la Biblia sobre cómo Dios pondrá fin a todo esto.”
(Revelación 21:4) Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado”.
¡Despertad! Septiembre “Le traemos información muy interesante sobre una celebración que cada vez es más popular; se trata del Halloween. Algunas personas no la celebran porque desean obedecer este mandato bíblico [lea Deuteronomio 18:10, 11]. Pero hay quienes no creen ni en fantasmas ni espíritus y consideran el Halloween como una diversión inofensiva. ¿Qué opina usted sobre esta celebración? [Permita que la persona responda.] Esta revista explica los orígenes del Halloween.”
(Deuteronomio 18:10, 11) No debería hallarse en ti nadie que haga pasar por el fuego a su hijo o a su hija, nadie que emplee adivinación, practicante de magia ni nadie que busque agüeros ni hechicero, 11 ni uno que ate a otros con maleficio ni nadie que consulte a un médium espiritista o a un pronosticador profesional de sucesos ni nadie que pregunte a los muertos.
=================
  • 10 min. Necesidades locales.
    ===============
  • 10 min. Imitemos a Bernabé. Análisis con el auditorio. Pregunte a los presentes cómo podríamos imitar el ejemplo de Bernabé en la predicación.
*** w98 15/4 págs. 20-23 Bernabé, el “Hijo del Consuelo” ***
¿CUÁNDO fue la última vez que un amigo lo consoló? ¿Se acuerda de la última vez que usted consoló a alguien? De vez en cuando todos necesitamos estímulo, y nos sentimos muy agradecidos a quienes lo dan con amor. Consolar implica dedicar tiempo a escuchar, a comprender y a ayudar. ¿Está usted dispuesto a ello?
Alguien que demostró esa disposición de forma ejemplar fue Bernabé, “un varón bueno y lleno de espíritu santo y de fe” (Hechos 11:24). ¿Por qué pudieron decirse de Bernabé tales palabras? ¿Qué había hecho para merecer ese elogio?
Un ayudante generoso
Su verdadero nombre era José, pero los apóstoles le dieron un sobrenombre descriptivo mucho más acorde con su carácter: Bernabé, que significa “Hijo del Consuelo” (Hechos 4:36). Hacía muy poco que la congregación cristiana se había establecido. Algunos creen que Bernabé se había hecho discípulo de Jesús con anterioridad (Lucas 10:1, 2). Sea como fuere, el caso es que este hombre contaba con el reconocimiento de los discípulos.
Poco después de Pentecostés de 33 E.C., Bernabé, que era un levita de Chipre, vendió voluntariamente cierto terreno y entregó el dinero a los apóstoles. ¿Por qué hizo aquello? El registro de Hechos nos indica que entre los cristianos de Jerusalén de ese entonces “se efectuaba distribución a cada uno, según tuviera necesidad”. Es evidente que Bernabé vio que existía una necesidad, y bondadosamente hizo algo al respecto (Hechos 4:34-37). Puede que fuera un hombre de cierta solvencia, pero no se retrajo de dar tanto de sus haberes materiales como de sí mismo para fomentar los intereses del Reino. “Dondequiera que Bernabé hallaba personas o situaciones que requerían ánimo, daba todo el que podía”, señala el biblista F. F. Bruce. Esa disposición se hace patente en el segundo episodio en que aparece.
Hacia el año 36 E.C., Saulo de Tarso (el futuro apóstol Pablo), ya cristiano para entonces, intentaba comunicarse con la congregación de Jerusalén, “pero todos le tenían miedo, porque no creían que fuera discípulo”. ¿Cómo podía Saulo convencer a la congregación de que su conversión era auténtica y no una simple estratagema para seguir persiguiéndola? “Bernabé vino en socorro de él y lo condujo a los apóstoles.” (Hechos 9:26, 27; Gálatas 1:13, 18, 19.)
No se nos dice por qué Bernabé confió en Saulo. En cualquier caso, el “Hijo del Consuelo” hizo honor a su sobrenombre al escucharle y ayudarle a salir de un aprieto sin solución aparente. Aunque luego Saulo regresó a su Tarso natal, se había trabado una amistad entre los dos hombres. En años subsiguientes, aquello tendría importantes consecuencias (Hechos 9:30).
En Antioquía
Alrededor de 45 E.C. llegaron a Jerusalén noticias de que algo fuera de lo corriente estaba sucediendo en Antioquía de Siria: muchos residentes de habla griega de aquella ciudad se estaban haciendo creyentes. La congregación envió a Bernabé para que hiciera averiguaciones y organizara la obra en ese lugar. La elección no pudo ser más acertada. Lucas declara: “Cuando él llegó y vio la bondad inmerecida de Dios, se regocijó y empezó a animar a todos a continuar en el Señor con propósito de corazón; porque era un varón bueno y lleno de espíritu santo y de fe. Y se añadió una muchedumbre considerable al Señor” (Hechos 11:22-24).
Pero no se contentó con eso. Según el erudito Giuseppe Ricciotti, “Bernabé era un hombre práctico, y comprendió inmediatamente que había que poner manos a la obra para que tan prometedora floración diese el esperado fruto. Por tanto, eran necesarios en primer lugar [...] trabajadores”. Ya que Bernabé procedía de Chipre, es probable que estuviera acostumbrado al trato con los gentiles. Pudo haberse creído especialmente preparado para predicar a los paganos. Sin embargo, estuvo dispuesto a invitar a otras personas a aquella emocionante y animadora tarea.
Bernabé pensó en Saulo. Es muy probable que estuviera al tanto de la revelación profética que tuvo Ananías cuando Saulo se convirtió, según la cual el anterior perseguidor era ‘un vaso escogido para llevar el nombre de Jesús a las naciones’ (Hechos 9:15). Así que Bernabé salió hacia Tarso —un viaje de ida de unos 200 kilómetros— para buscar a Saulo. Ambos trabajaron como compañeros por todo un año, y durante ese período “fue primero en Antioquía donde a los discípulos por providencia divina se les llamó cristianos” (Hechos 11:25, 26).
Durante el reinado de Claudio sobrevino una hambruna en varias zonas del Imperio romano. Según el historiador judío Josefo, “la ciudad [de Jerusalén] sufría por el hambre y muchos morían a causa de la indigencia”. Por lo tanto, los discípulos de Antioquía “resolvieron, cada uno de ellos según los medios que tenía, enviar una ministración de socorro a los hermanos que moraban en Judea; y lo hicieron, despachándola a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo”. Tras cumplir cabalmente aquella comisión, ambos regresaron con Juan Marcos a Antioquía, contándose entre los profetas y maestros de la congregación (Hechos 11:29, 30; 12:25; 13:1).
Una asignación misional especial
Luego tuvo lugar un suceso extraordinario. “Mientras ellos estaban ministrando públicamente a Jehová y ayunando, el espíritu santo dijo: ‘De todas las personas apártenme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado’.” Imagínese: el espíritu de Jehová ordenó que a ambos se les diera una asignación especial. “Por consiguiente, estos hombres, enviados por el espíritu santo, bajaron a Seleucia, y de allí se embarcaron para Chipre.” Con toda propiedad, a Bernabé también pudo llamársele apóstol, o uno al que se envía (Hechos 13:2, 4; 14:14).
Después de atravesar Chipre y de convertir a Sergio Paulo, el gobernador provincial romano de la isla, siguieron hacia Perga, en la costa meridional de Asia Menor, donde Juan Marcos los dejó y regresó a Jerusalén (Hechos 13:13). Parece que hasta ese momento Bernabé estaba al frente, tal vez por ser el más experimentado de todos. A partir de entonces es Saulo (a quien ahora se le llama Pablo) el que toma la iniciativa (compárese con Hechos 13:7, 13, 16; 15:2). ¿Se sintió Bernabé herido por ese cambio? No, pues era un cristiano maduro que reconocía con humildad que Jehová también estaba usando a su compañero de manera sobresaliente. Jehová quería que por medio de ellos todavía se oyeran las buenas nuevas en otros territorios.
De hecho, antes de que a ambos se les expulsara de Antioquía de Pisidia, toda aquella zona oyó la Palabra de Dios de labios de Pablo y Bernabé, y algunas personas aceptaron el mensaje (Hechos 13:43, 48-52). En Iconio, “una gran multitud tanto de judíos como de griegos se hicieron creyentes”. Aquello impulsó a Pablo y Bernabé a quedarse bastante tiempo allí, ‘hablando con denuedo por la autoridad de Jehová, quien concedía que mediante las manos de ellos ocurrieran señales y portentos presagiosos’. Al oír que se había tramado un complot para apedrearlos, prudentemente los dos huyeron y continuaron su labor en Licaonia, Listra y Derbe. A pesar de ver su vida en peligro en Listra, tanto Bernabé como Pablo siguieron “fortaleciendo las almas de los discípulos, animándolos a permanecer en la fe, y diciendo: ‘Tenemos que entrar en el reino de Dios a través de muchas tribulaciones’” (Hechos 14:1-7, 19-22).
Estos dos vigorosos predicadores no se iban a dejar intimidar. Al contrario, regresaron para edificar a los nuevos cristianos de los lugares donde ya se habían topado con enconada oposición, probablemente ayudando a hombres cualificados a dirigir las nuevas congregaciones.
La cuestión de la circuncisión
Unos dieciséis años después de Pentecostés de 33 E.C., Bernabé estuvo implicado en un episodio que hizo historia en relación con el tema de la circuncisión. “Ciertos hombres bajaron de Judea [a Antioquía de Siria] y se pusieron a enseñar a los hermanos: ‘A menos que se circunciden conforme a la costumbre de Moisés, no pueden ser salvos’.” Bernabé y Pablo sabían por experiencia que tal afirmación no era cierta, y disputaron contra ella. Más bien que hacer valer su autoridad, se dieron cuenta de que era una cuestión que había de zanjarse, para el bienestar de la entera asociación de hermanos. De forma que remitieron la pregunta al cuerpo gobernante de Jerusalén, donde sus informes contribuyeron a dirimir la cuestión. Después de aquello, Pablo y Bernabé, a quienes se calificó de “amados [...], hombres que han entregado sus almas por el nombre de nuestro Señor Jesucristo”, estuvieron entre los asignados a comunicar la decisión a los hermanos de Antioquía. Cuando se leyó la carta del cuerpo gobernante y se pronunciaron discursos, los hermanos “se regocijaron por el estímulo” y se “fortalecieron” (Hechos 15:1, 2, 4, 25-32).
“Un agudo estallido de cólera”
Después de tantos informes favorables sobre su persona, pudiéramos creer que posiblemente nunca estaremos a la altura del ejemplo de Bernabé. Sin embargo, el “Hijo del Consuelo” era imperfecto, igual que todos nosotros. Cuando él y Pablo estaban planeando un segundo viaje misional para visitar a las congregaciones, surgió un desacuerdo. Bernabé estaba decidido a llevar consigo a su primo Juan Marcos, pero Pablo no lo creía acertado, puesto que los había abandonado en el primer viaje misional. “Ocurrió un agudo estallido de cólera, de modo que se separaron el uno del otro; y Bernabé tomó consigo a Marcos y se embarcó para Chipre”, mientras que “Pablo seleccionó a Silas y se fue” en otra dirección (Hechos 15:36-40).
A pesar de lo lamentable del incidente, este nos dice algo más sobre la personalidad de Bernabé. “Siempre se atribuirá a Bernabé el mérito de estar dispuesto a correr el riesgo y dar a Marcos una segunda oportunidad”, dice un biblista. Como apunta ese escritor, muy bien pudo ser “la confianza que Bernabé puso en él lo que ayudó a Marcos a restablecer su propia confianza y le sirvió de acicate para aceptar nuevamente el compromiso”. El curso de los acontecimientos justificó plenamente aquella confianza, puesto que llegó el día en que hasta Pablo reconoció la valía de Marcos en el servicio cristiano (2 Timoteo 4:11; compárese con Colosenses 4:10).
El ejemplo de Bernabé puede estimularnos a dedicar tiempo a escuchar, comprender y animar a los deprimidos, así como a prestar ayuda práctica siempre que veamos la necesidad. El registro de su disposición a servir a los hermanos con apacibilidad y valor, así como de los excelentes resultados que produjo, es alentador en sí mismo. Es una gran bendición que en las congregaciones del día actual haya personas como Bernabé.
[Notas]
Llamar a alguien “hijo de” cierta cualidad subrayaba una característica sobresaliente (véase Deuteronomio 3:18, nota al pie). En el siglo primero era frecuente el uso de sobrenombres para resaltar las cualidades de la persona (compárese con Marcos 3:17). Era una forma de reconocimiento público.
Habida cuenta de lo que la Ley mosaica establecía, se ha cuestionado por qué Bernabé, siendo levita, poseía tierras (Números 18:20). Sin embargo, debe notarse que no está claro si la propiedad se encontraba en Palestina o en Chipre. Además, es posible que solo se tratara del terreno para una sepultura que Bernabé hubiera adquirido en la zona de Jerusalén. En cualquier caso, Bernabé entregó su propiedad para ayudar a los demás.
[Ilustración de la página 23]
Bernabé “era un varón bueno y lleno de espíritu santo y de fe”
========================================
Cántico 65
ESTE ES EL CAMINO
Textos de la Atalaya: 
LA ESCENA DE ESTE MUNDO ESTA CAMBIANDO
Párrafo 1
Mateo 24:3 Estando él sentado en el monte de los Olivos, se acercaron a él los discípulos privadamente, y dijeron: “Dinos: ¿Cuándo serán estas cosas, y qué será la señal de tu presencia y de la conclusión del sistema de cosas?”.
Marcos 13:3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos con el templo a la vista, Pedro y Santiago y Juan y Andrés empezaron a preguntarle privadamente:
Párrafo 3
Mateo 24:21 porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder.
Mateo 25:31-33 ”Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. 32 Y todas las naciones serán reunidas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda.
Mateo 24:21, 22 porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder. 22 De hecho, a menos que se acortaran aquellos días, ninguna carne se salvaría; mas por causa de los escogidos aquellos días serán acortados.
Párrafo 4
Mateo 24:4-22 Y en contestación, Jesús les dijo: “Cuidado que nadie los extravíe; 5 porque muchos vendrán sobre la base de mi nombre, diciendo: ‘Yo soy el Cristo’, y extraviarán a muchos. 6 Ustedes van a oír de guerras e informes de guerras; vean que no se aterroricen. Porque estas cosas tienen que suceder, mas todavía no es el fin. 7 ”Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá escaseces de alimento y terremotos en un lugar tras otro. 8 Todas estas cosas son principio de dolores de angustia. 9 ”Entonces los entregarán a tribulación y los matarán, y serán objeto de odio de parte de todas las naciones por causa de mi nombre. 10 Entonces, también, a muchos se les hará tropezar, y se traicionarán unos a otros y se odiarán unos a otros. 11 Y muchos falsos profetas se levantarán y extraviarán a muchos; 12 y por el aumento del desafuero se enfriará el amor de la mayor parte. 13 Pero el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo. 14 Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. 15 ”Por lo tanto, cuando alcancen a ver la cosa repugnante que causa desolación, como se habló de ella por medio de Daniel el profeta, de pie en un lugar santo (use discernimiento el lector), 16 entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas. 17 El que esté sobre la azotea no baje para sacar los efectos de su casa; 18 y el que esté en el campo no vuelva a la casa a recoger su prenda de vestir exterior. 19 ¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que den de mamar en aquellos días! 20 Sigan orando que su huida no ocurra en tiempo de invierno, ni en día de sábado; 21 porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder. 22 De hecho, a menos que se acortaran aquellos días, ninguna carne se salvaría; mas por causa de los escogidos aquellos días serán acortados.
Párrafo 5
Mateo 24:8 Todas estas cosas son principio de dolores de angustia.
Párrafo 6
Revelación 17:16-18 Y los diez cuernos que viste, y la bestia salvaje, estos odiarán a la ramera y harán que quede devastada y desnuda, y se comerán sus carnes y la quemarán por completo con fuego. 17 Porque Dios puso en sus corazones llevar a cabo Su pensamiento, aun llevar a cabo el solo pensamiento [de ellos] al dar ellos su reino a la bestia salvaje, hasta que se hayan realizado las palabras de Dios. 18 Y la mujer que viste significa la gran ciudad que tiene un reino sobre los reyes de la tierra”.
Párrafo 7
Mateo 24:22 De hecho, a menos que se acortaran aquellos días, ninguna carne se salvaría; mas por causa de los escogidos aquellos días serán acortados.
Malaquías 3:17 “Y ciertamente llegarán a ser míos —ha dicho Jehová de los ejércitos— en el día en que produzca una propiedad especial. Y ciertamente les mostraré compasión, tal como un hombre muestra compasión a su hijo que le sirve.
Párrafo 8
Ezequiel 38:14-16 ”Por lo tanto profetiza, oh hijo del hombre, y tienes que decir a Gog: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “¿No será en aquel día en que mi pueblo Israel esté morando en seguridad que tú [lo] sabrás? 15 Y ciertamente vendrás de tu lugar, de las partes más remotas del norte, tú y muchos pueblos contigo, todos ellos montados a caballo, una gran congregación, hasta una numerosa fuerza militar. 16 Y de seguro subirás contra mi pueblo Israel, como nubes para cubrir el país. En la parte final de los días ocurrirá, y ciertamente te traeré contra mi tierra, con el propósito de que las naciones me conozcan cuando me santifique en ti delante de sus ojos, oh Gog”’.
Mateo 24:29-31 ”Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días el sol será oscurecido, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del cielo, y los poderes de los cielos serán sacudidos. 30 Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. 31 Y él enviará sus ángeles con un gran sonido de trompeta, y ellos reunirán a los escogidos de él desde los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta su otro extremo.
Malaquías 4:1 “Porque, ¡miren!, viene el día que está ardiendo como el horno, y todos los presuntuosos y todos los que hacen iniquidad tienen que llegar a ser como rastrojo. Y el día que viene ciertamente los devorará —ha dicho Jehová de los ejércitos—, de modo que no les dejará raíz ni rama mayor.
Mateo 24:21 porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder.
Párrafo 9
Revelación 7:9 Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos.
Revelación 7:14 De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.
Salmo 83:18 para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra.
Ezequiel 38:23 Y ciertamente me engrandeceré y me santificaré y me daré a conocer delante de los ojos de muchas naciones; y tendrán que saber que yo soy Jehová.’
Párrafo 10
Mateo 25:31-46 ”Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. 32 Y todas las naciones serán reunidas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda. 34 ”Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Vengan, ustedes que han sido bendecidos por mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo. 35 Porque me dio hambre, y ustedes me dieron de comer; me dio sed, y me dieron de beber. Fui extraño, y me recibieron hospitalariamente; 36 desnudo estuve, y me vistieron. Enfermé, y me cuidaron. Estuve en prisión, y vinieron a mí’. 37 Entonces los justos le contestarán con las palabras: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed, y te dimos de beber? 38 ¿Cuándo te vimos extraño y te recibimos hospitalariamente, o desnudo, y te vestimos? 39 ¿Cuándo te vimos enfermo, o en prisión, y fuimos a ti?’. 40 Y en respuesta el rey les dirá: ‘En verdad les digo: Al grado que lo hicieron a uno de los más pequeños de estos hermanos míos, a mí me lo hicieron’. 41 ”Entonces dirá, a su vez, a los de su izquierda: ‘Váyanse de mí, ustedes que han sido maldecidos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. 42 Porque me dio hambre, pero ustedes no me dieron de comer, y me dio sed, pero no me dieron de beber. 43 Fui extraño, pero no me recibieron hospitalariamente; desnudo estuve, pero no me vistieron; enfermo y en prisión, pero no me cuidaron’. 44 Entonces ellos también contestarán con las palabras: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre, o con sed, o extraño, o desnudo, o enfermo, o en prisión, y no te ministramos?’. 45 Entonces les contestará con las palabras: ‘En verdad les digo: Al grado que no lo hicieron a uno de estos más pequeños, no me lo hicieron a mí’. 46 Y estos partirán al cortamiento eterno, pero los justos a la vida eterna”.
Párrafo 11
Mateo 25:32 Y todas las naciones serán reunidas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras.
Daniel 7:13 ”Seguí contemplando en las visiones de la noche, y, ¡pues vea!, con las nubes de los cielos sucedía que venía alguien como un hijo del hombre; y al Anciano de Días obtuvo acceso, y lo presentaron cerca, aun delante, de Aquel.
Mateo 25:31-34 ”Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. 32 Y todas las naciones serán reunidas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda. 34 ”Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Vengan, ustedes que han sido bendecidos por mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo.
Mateo 25:41 ”Entonces dirá, a su vez, a los de su izquierda: ‘Váyanse de mí, ustedes que han sido maldecidos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles.
Mateo 25:46 Y estos partirán al cortamiento eterno, pero los justos a la vida eterna”.
Párrafo 12
Mateo 24:30, 31 Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. 31 Y él enviará sus ángeles con un gran sonido de trompeta, y ellos reunirán a los escogidos de él desde los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta su otro extremo.
Mateo 25:31-33 ”Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. 32 Y todas las naciones serán reunidas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda.
Mateo 25:46 Y estos partirán al cortamiento eterno, pero los justos a la vida eterna”.
Párrafo 13
Mateo 7:13, 14 ”Entren por la puerta angosta; porque ancho y espacioso es el camino que conduce a la destrucción, y muchos son los que entran por él; 14 mientras que angosta es la puerta y estrecho el camino que conduce a la vida, y pocos son los que la hallan.
Párrafo 15
Mateo 24:30 Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.
Mateo 24:42 Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor.
Mateo 24:44 Por este motivo, ustedes también demuestren estar listos, porque a una hora que no piensan que es, viene el Hijo del hombre.
Mateo 25:31 ”Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono.
Párrafo 16
Mateo 24:46 ¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así!
Mateo 25:10 Mientras ellas iban a comprar, llegó el novio, y las vírgenes que estaban listas entraron con él al banquete de bodas; y la puerta fue cerrada.
Mateo 25:19 ”Después de mucho tiempo vino el amo de aquellos esclavos y ajustó cuentas con ellos.
Mateo 25:27 Pues, entonces, deberías haber llevado como depósito mis dineros en plata a los banqueros, y, al llegar yo, estaría recibiendo lo que es mío con interés.
Párrafo 17
Mateo 24:45-47 ”¿Quién es, verdaderamente, el esclavo fiel y discreto a quien su amo nombró sobre sus domésticos, para darles su alimento al tiempo apropiado? 46 ¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así! 47 En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes.
Malaquías 3:1 “¡Miren!, envío mi mensajero, y él tiene que despejar un camino delante de mí. Y súbitamente vendrá a Su templo el Señor [verdadero], a quien ustedes buscan, y el mensajero del pacto en quien se deleitan. ¡Miren! Ciertamente vendrá”, ha dicho Jehová de los ejércitos.
Párrafo 18
Mateo 24:46 ¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así!
Mateo 24:30 Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.
Mateo 24:42 Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor.
Mateo 24:44 Por este motivo, ustedes también demuestren estar listos, porque a una hora que no piensan que es, viene el Hijo del hombre.
Mateo 24:46, 47 ¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así! 47 En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes.
Cántico 101
ANUNCIEMOS LA VERDAD DEL REINO
================================

PFC777